La enésima división del socialismo ourensano

La disyuntiva entre Méndez Romeu y Leiceaga posiciona de nuevo a los dirigentes locales en dos bandos


Ourense

Cada batalla interna supone un nuevo desgaste en la cohesión del PSOE ourensano, pero eso no impide que, a cada oportunidad, unos y otros vuelvan a enfrentarse entre sí. Con la preparación de las nuevas generales ya en marcha, muchos socialistas están en estos momentos más preocupados de otro proceso electoral, el que a nivel interno decidirá si el nuevo secretario general del PSdeG es José Luis Méndez Romeu o Xaquín Fernández Leiceaga. Los dirigentes del partido en la provincia ya se han posicionado.

Si la disyuntiva entre ambos candidatos es, en general, una prueba para la supervivencia del PSdeG, más aún lo es para los herederos del pachismo, que apuestan por Méndez Romeu. Siguiendo su reciente estrategia de dosificar sus manifestaciones públicas a golpe de 140 caracteres, el propio Pachi Vázquez ha dejado clara su preferencia. Su última alusión al proceso parece dirigida a Gonzalo Caballero, que se retiró de la lucha por el liderazgo del partido. «Un candidato a las primarias del PSdeG pone a la reventa sus avales tras no conseguir el 10 % mínimo. Suena a cambalache», dijo Vázquez.

Pero no todos piensan como él en Ourense. Ni siquiera la diputada autonómica Noela Blanco, cuya incorporación a la primera línea de la política fue una apuesta personal del carballiñés. La parlamentaria usaba también Twitter para alabar ayer ese supuesto «cambalache», que no es otra cosa que el pacto entre Caballero y Leiceaga. Noela Blanco lo calificó como una buena noticia «para que ninguén se quede fóra» de un proyecto «de esquerdas, galeguista e renovador».

Hace tiempo que el pachismo está cada vez más debilitado, pero sigue teniendo fieles. La dirección provincial, en manos de Raúl Fernández y María Quintas, se ha posicionado claramente en favor de Méndez y esta última no dudó en entrar al cuerpo a cuerpo con un incendiario comunicado contra Pilar Cancela, uno de los grandes apoyos de Leiceaga, por criticar a Abel Caballero, que por otra parte es uno de los principales valedores de Méndez Romeu. Cabe destacar, además, que pese a los roces que supuso la elaboración de las listas para las generales de diciembre, para este proceso interno el pachismo ha recuperado a la exdiputada Laura Seara, volcada con la candidatura de Méndez.

Otros, sin embargo, no han vuelto al redil y siguen ahora alineados con la dirección provisional del PSdeG y, por ende, con Leiceaga. Ocurre así con la cúpula en la capital ourensana, con el recién elegido presidente de la Fegamp y alcalde de O Barco, Alfredo García, o con el portavoz socialista en la Diputación y regidor de Ribadavia, Ignacio Gómez. También su predecesor como alcalde, Marcos Blanco, cuyo nombre sigue sonando con fuerza como candidato por Ourense en las autonómicas. Eso, si su apuesta es la ganadora, claro.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La enésima división del socialismo ourensano