Cómo un muerto puede abrir el apetito

tareixa taboada OURENSE

PUNXÍN

Miguel Villar

La artista Katrina Biurrum expone su etopeya plástica en la Galería Dodó

20 nov 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

«Si lo intentas, a menudo estarás solo y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo». Nietzsche.

La Galería Dodó Dadá presenta, Caminos de bosque o cómo un hombre muerto puede abrir el apetito, de la artista barcelonesa Katrina Biurrum. Esta exposición podrá visitarse hasta finales de diciembre. Asimismo, cabe señalar la colaboración del artista Xosé Vilamoure, galerista del espacio, con Videafest23 en su estudio de Vilamoure en Punxín, así como otras visitas, incluida la de la Galería Dodó Dadá y otras actividades culturales que completan el programa, como las actuaciones musicales de Gonzalo Arca y del DJ Isaac Pedrouzo, Kwai Chang Caine, DJ Paula Rodríguez además de una degustación de vinos de Bodegas Cunqueiro el próximo sábado 25 de noviembre.

Su obra mantiene el componente lúdico que siempre traslada a las acciones performativas y a su obra plástica, el juego como generador del conocimiento y herramienta para interrelacionarse con otros seres y con la naturaleza. El hombre, como animal social, necesita de ese intercambio y relación que Katrina comparte de igual manera y jerarquía con otros animales, que cobran importante protagonismo en sus cuadros e intervenciones. Vitalismo cromático y figurativo y hedonismo amable en la inmediatez temperamental que, de manera abrumadora irrumpe en unos trabajos sin planificación previa, de núcleos descentrados por la polaridad y multiplicidad de los mensajes descritos al unísono en su obra sin limitaciones ni parámetros contextuales ni contención o mesura en la hipertrofia figurativa de los retratados, inspirados en fotografías y archivos que llegan al dispositivo de la artista procedentes de amigos y familiares y que ella revisa y transforma con su poética de disonancias, sanaciones y castigos.

Cabe destacar la importancia que concede a la presencialidad, en la red relacional que teje, tanto conceptual como plástica y una extraordinaria libertad pictórica en la composición y ejecución de los procesos. De esta manera interioriza y asimila una serie de relaciones que, sin la limitación de los parámetros contextuales, construye una serie de engranajes que son parte de un puzle en el que se formalizan estas imágenes descontextualizadas.

En este camino reutiliza cuadros pintados por otros que interviene en base a estímulos y sensaciones, como si se convirtiera en canal, chaman o médium que transforma las energías que capta del exterior y que reinterpreta con imaginación a través de los afectos que materializa en su discurso como su personal relación con el mundo.

Una muestra que reúne instalaciones, escultura de pequeño formato, introduciendo la dialéctica de una recuperación del descarte a través de una manera de intervenir las piezas a modo de sanación, de recuperación como revisión del objet trouvé desde la función decorativa, objetos rotos, excluidos y abandonados como residuos imperfectos de un consumismo establecido, instaurado y voraz que unifica y homogeniza los gustos desde el perfil más bajo, transformando un elemento vulgar en un artículo kitsch, rescatando el instinto de lo infantil en su benévola inocencia, el hallazgo.

Óleos, acrílicos e instalaciones que articula en un juego laberíntico en el que la sorpresa del descubrimiento articula el espacio en el que dispone su obra que invita al espectador a fluir en una cosmogonía cambiante, siempre en movimiento. Una idea de nomadismo heredera de Deleuze, de la permanencia a un lugar que nunca es el mismo sitio.

La pintura con carácter de instalación; cabe destacar una inquietante y disruptiva revisión del lenguaje formal de la pintura y su función representativa, aportando elementos autobiográficos y subjetivos en el relato múltiple, en apariencia realista. Así, la fórmula ecléctica de la Biurrum, da sentido al bosque que experimenta en la galería Dodó Dadá, que en ocasiones revela un camino que en otras oculta.

Apropiación, acción y recopilación se articulan tanto en la base teórica como en la práctica artística del trabajo íntimamente imbricado en un discurso coherente. Katrina Biurrum dirige la productora sin ánimo de lucro, KBS Productions at the bend of the river, produciendo films y performances propios y de otros artistas. Personajes como Yasmina la Siciliana, Kathy Ligre y Sinuhé Shandylter, son heroínas alter ego en las que se transforma con su identidad queer, articulando procesos plásticos y textuales. Su mirada analítica sobre estética relacional se manifiesta en estos paisajes humanos insólitos