Piñor mantiene vivo el legado familiar de Camilo José Cela

Vinculado a O Reino y Moire, la zona es el escenario de «Mazurca para dos muertos»


ourense / la voz

Camilo José Cela (Padrón, 1916 - Madrid, 2002) es el autor del año. Los actos de celebración del centenario de su nacimiento han servido para recuperar su obra y su figura, conocer aspectos inéditos de su personalidad y su trabajo y poner de nuevo el foco sobre la vigencia, la frescura y la contemporaneidad de muchos de sus textos. Una de sus últimas novelas tiene acento ourensano, con el protagonismo para los vecinos, las historias familiares y los pueblos de Piñor -de forma destacada- y Cea. Con referencias en O Carballiño, Ourense y Lalín. En Mazurca para dos muertos, criticada por muchos cuando se editó en 1983 y glosada por todos ahora que se ha reeditado en 2016, aparecen casi todos los familiares de Cela y la mayor parte de los pueblos de Piñor. Los abuelos del escritor eran del municipio y el Premio Nobel estuvo de visita por la zona al menos en dos ocasiones.

De sus raíces ourensanas y los orígenes de una de las ramas familiares en Piñor ya dejaba constancia en su primer libro de memorias: La Rosa -se editó en 1959 dentro del proyecto La Cucaña. Memorias de Camilo José Cela. Tranco primero: Infancia dorada, pubertad siniestra, primera juventud-. El capítulo inicial lo centra en la figura de su padre y en su familia. Además de corregir todas las erratas del Espasa en relación a fray Juan Jacobo Fernández, da cuenta de cuando de niño estuvo en Moire en el acto de beatificación del mismo y recuerda que «fue hermano de Rosa, la abuela de mi padre». Su otra abuela era Teresa. Entre otros cita al pintor Darío Cela y a su tío Claudio Montenegro, que se hizo doctor en Derecho para regresar al pueblo y vivir como labrador: «Tiene 18 hijos legítimos y 30 o 40 naturales, y vive con todos en su casa de las montañas de Piñor», además de asegurar «que es pariente de la Virgen María».

Los Moranes

Cela recuerda que «en la parroquia de Santa María de Carballeda nacieron mis dos abuelos» y se extiende con profusión en describir la figura de su tío Pedro Crespo. Señala que «a toda esta familia yo la conocí en el verano del año 39, que pasé una temporada en casa de mi tío Pedro, en los Mesones del Reino, un caserón grande y lleno de ruidos que sobrecogían el ánimo». También indica en el primer capítulo de

La Rosa

que «por todos estos contornos a nosotros nos llaman los

Moranes

... los más puros nos caracterizamos por tener cara de caballo y los dientes separados».

Del molino y la fábrica de ataúdes a la casa del beato Juan Jacobo Fernández

La familia del escritor camina por las páginas de Mazurca para dos muertos -Premio Nacional de Narrativa- y en su libro de memorias ya dejó fijada la geografía de la novela: «Estos parientes míos todos viven en lugares perdidos por los montes de Piñor de Cea, cerca del inmenso monasterio de Osera: Canice, Moire, Córneas y los Mesones del Reino, en la parroquia de Santa María de Carballeda, y Arenteiro, en la parroquia de San Juan de Barrán». A sus 80 años Manuel Crespo Somoza, hijo de Pedro Crespo, guarda perfectamente viva y ordenada la memoria familiar. No coincidió con Cela en 1957, estaba estudiando fuera, pero da fe de la estancia: «Daquela pasou aquí dez días e trouxoo o Gobernador civil dende Ourense. E todo o tempo que estivo botouno movéndose pola zona e recollendo datos. Para mín que todo iso foi o que empregou logo para facer a novela. Porque están todos os lugares que podes atopar aquí nos arredores, a nosa familia e moitas das historias que pasaron naqueles anos».

Vive en la casa donde se alojó Cela y atesora un ejemplar de su discurso de ingreso en la Real Academia Española: «A mis tíos Teresa y Pedro, en recuerdo de mi paso por los Mesones del Reino. Con todo afecto», reza la dedicatoria. Mantiene la propiedad del molino y el aserradero que cita el escritor en sus memorias; y reconoce que la novela «ten un estilo bravo» para su gusto. En Moire, frente a la casa del beato, hay tertulia al sol: «Cando se lle pediu diñeiro para restaurar a casa non diu un can e dixo que o beato era un putero que facía un fillo cada ano. E iso está no libro, que eu ben o vin», tercia uno.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Piñor mantiene vivo el legado familiar de Camilo José Cela