Alarma por un maniquí en el embalse de San Martiño

La Voz

PETÍN

LOLITA VÁZQUEZ

En 1989 se daba la alerta ante la aparición de un presunto «muerto» en las aguas del río Sil

04 ene 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Un maniquí que estaba flotando en el embalse de San Martiño causó una importante alarma social en A Rúa y Petín al creer que se trataba de un muerto. El episodio movilizó a vecinos, Guardia Civil y hasta al párroco de Petín, que fue alertado por varios feligreses. El hecho de que el maniquí se encontrase en una zona del embalse próxima a la N-120, en el lugar denominado A Pena Furada, provocó la alarma al ser numerosos los automovilistas y camioneros que alertaron de la existencia de una persona muerta en las aguas del río Sil. Desde Monforte y Quiroga se recibieron llamadas y efectivos de la Benemérita salieron a realizar el registro de la zona. En el puente nuevo de Petín se congregó numeroso público para ver qué estaba pasando en el embalse. Una vecina de A Pena Furada explicaba que el maniquí llevaba dos días «navegando» por la zona y que al estar «panza arriba» daba la sensación de ser un muerto. Unas chicas del lugar se metieron al embalse con una barca y lo retiraron.