Los fondos para el funcionamiento de colegios aumentan en Ourense

Las partidas que distribuye la Xunta crecieron más de 170.000 euros este año


ourense / la voz

Durante el curso actual la Consellería de Educación distribuyó más de un millón y medio de euros para el funcionamiento de los centros escolares de la provincia. El presupuesto total que publicó la cartera de la Xunta asciende a 1.581.350 euros, sin contar aquellas partidas a mayores otorgadas para sufragar gastos inoportunos surgidos de averías o desperfectos.

Se trata de un aumento en el montante total de más de 170.000 euros -el presupuesto del curso pasado fue de 1.408.757 euros según los datos aportados también por la Consellería-. Aunque las diferencias entre los que más dinero percibieron y los que menos son abismales. El importe más bajo concedido está en los 2.000 euros y fue para colegios con pocos alumnos como el CEIP de Punxín y las escuelas de educación infantil de Noalla y Solbeira (en San Cibrao das Viñas y Paderne de Allariz, respectivamente). En el otro extremo se encuentran centros como el Plurilingüe Calvo Sotelo (O Carballiño) y el de Prácticas de Formación del Profesorado (Ourense), ambos con más de 50.000 euros de presupuesto.

Para realizar la distribución de los gastos de funcionamiento en los centros públicos no universitarios que dependen de Educación se atiende, con carácter general, a aspectos como la superficie y los edificios que conforman el colegio, el número de unidades educativas con las que cuenta o el número de alumnos matriculados. Aunque también se bareman aspectos como la zona climática en la que se ubica el centro, la tipología de las enseñanzas o el hecho de que los gastos de nuevas obras corresponden a los Ayuntamientos.

Haciendo una comparación con lo recibido durante el 2017, el colegio de Oímbra -con 61 alumnos- es uno de los que más ha visto reducidos sus ingresos por esta vía. Este año percibió 15.074 euros frente a los 19.835 del curso pasado. «El principal motivo del descenso es que teníamos profesorado itinerante, cuyos desplazamientos pagábamos nosotros, y que ha cambiado de centro base. Pero para el resto de necesidades no hay diferencia con otros años y con lo que contamos es similar», explica el director del colegio, José Quintairos. En esta línea, añade que en lo que más dinero se va es en la calefacción. «La mayor aportación que tenemos que hacer siempre es para el gasoil», señala.

En el CEIP Eduardo Ávila Bustillo, en A Veiga, la cantidad destinada para el funcionamiento se ha visto aumentada considerablemente. De los casi 10.000 euros baremados en 2017 pasaron a contar con 13.000 para este curso. «Aunque este es un colegio pequeño del rural con pocos alumnos, los gastos son casi los mismos o más que en otros centros porque aquí, por ejemplo, hay días de mayo que todavía tenemos que encender la calefacción por el frío que hace en esta zona», cuenta Beatriz Araújo, responsable del centro.

Tuvieron también desprendimientos en la fachada y el tejado, a causa de los temporales de este invierno, que supusieron un desembolso de casi 2.000 euros. «Hubo que reformar también el gimnasio interior que es enorme porque aquí hace años había 400 alumnos y para eso nos dieron una partida a mayores de 20.000 euros», explica la docente, argumentando que no tienen ninguna queja. «Intentamos también con el presupuesto organizar salidas y excursiones porque a veces estos niños no tienen la oportunidad de hacerlas si no es con el colegio. Y también estuve preparándolos para un examen de Cambridge porque entiendo que no deberían tener menos oportunidades que los alumnos de una ciudad», destaca.

Sesenta centros tuvieron un mayor presupuesto para mejorar sus infraestructuras

De los 88 centros públicos de enseñanza Infantil y Primaria sesenta recibieron más dinero para gastos de funcionamiento que el curso anterior. Sin embargo, algunos no se conforman con lo asignado y participan en concursos que puedan reportar beneficios al colegio.

Es el caso del CEIP Padre Crespo, en Xunqueira de Ambía, que aparte de los 10.000 euros recibidos -invertidos en la ampliación y mejora del perímetro del centro con un muro nuevo y en gastos de gasoil- participa desde hace años en Voz Natura, llegando a ganar el curso pasado el premio provincial por la reconversión de una escombrera en un huerto. El director del centro, Javier Pérez Gallego, defiende que es un modo de financiar las actividades que ponen en marcha como el citado huerto en el que los alumnos plantan patatas, puerros o lechugas que después se incorporan al menú.

En cuanto al aumento del presupuesto para funcionamiento el director explica que se debe, principalmente a una subida de las matrículas. «Veu dada polo número de alumnos que roubamos doutros puntos da comarca, máis alá do concello para seguir medrando e cambiando as cousas a mellor», cuenta.

Sin embargo, no puede evitar quejarse y señalar las necesidades a las que tendrán que hacer frente el próximo curso. «Para o ano entrará no centro un alumno cun grado de discapacidade alto e teremos que adecuar as instalacións ás súas necesidades porque non temos acceso para persoas con mobilidade reducida. E tamén necesitamos renovar o cableado e os ordenadores», añade.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los fondos para el funcionamiento de colegios aumentan en Ourense