«Sabes que la cosa va mal cuando un cliente dice 'vi a un abogado en internet'»

Rubén Nóvoa Pérez
rUBÉN NÓVOA OURENSE / LA VOZ

OURENSE CIUDAD

María Álvarez abrió su propio despacho de abogados con treinta años
María Álvarez abrió su propio despacho de abogados con treinta años Santi M. Amil

María Álvarez tiene treinta años, acaba de abrir su propio despacho de abogados y de ser premiada por los jóvenes empresarios de Ourense

04 dic 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

María Álvarez (Ourense, 1993) hace apenas un año que dio el salto de montar un despacho propio de abogados. Alma es su proyecto personal centrado en la seguridad privada y derecho laboral que atiende a clientes de toda España. Estudió Derecho en el campus de Ourense y completó su formación con el máster de abogacía en la Universidad de Salamanca. En su currículo destaca la formación en una empresa farmacéutica Suiza y en diferentes bufetes de Salamanca y Galicia hasta que decidió que era el momento de volar sola, en el apartado de la seguridad privada y todo su ámbito de actuación. Su modelo empresarial acaba de ser reconocido por la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) de Ourense con el galardón a la mejor iniciativa emprendedora.

— Empecé en la habitación libre que tenía en mi casa con un ordenador compaginando con el otro trabajo y desde enero empecé ya en solitario con Alma Abogados.

—¿Le dio vértigo dar el paso?

—Es algo que me llevó mucho tiempo y muchas discusiones hasta llegar a ese punto. El motivo por el que no lo hice antes era ese miedo a no tener esa experiencia. No vengo de una familia de abogados y sin contactos me daba mucho vértigo establecerme sola.

—¿Para la gente joven es complicado hacerse un hueco?

—Despachos hay muchísimos. Raro es que en un bloque de oficinas no haya por lo menos uno. Puedes acceder a trabajos, pero son puestos que con treinta años sigues en prácticas o como becario y con unas condiciones que se puede aplicar lo de ‘en casa del herrero, cuchillo de palo’. Es complicado crecer y más en una ciudad pequeña como Ourense. Este despacho, por ejemplo, se hizo con la idea de tener la oficina en Ourense, pero si un cliente te llama de A Coruña o de Málaga acudir a su llamada. Y es lo que estamos consiguiendo.

—Tienen presencia en redes sociales y es algo poco usual en el gremio.

—Sí, nosotros lo hacemos de forma casera. Me gustaría dedicarle mucho más tiempo, pero entre compañeras hablamos de la promoción en redes sociales y es cierto que se cogen muchos clientes. Hasta hace muy poco teníamos prohibido por el Estatuto de la Abogacía publicitarnos, entonces ver una publicidad de un abogado se veía como algo raro. También tiene su parte mala, porque no es la primera vez que se sienta un cliente y me dice: ‘Es que vi a un abogado en Instagram’... A veces les cuesta mucho entender que no sirve para su caso. Sabes que la cosa va mal cuando un cliente dice ‘vi a un abogado en internet’.

—¿Buscar un área muy específica es la forma de distinguirse?

—Detectamos muchas veces que un abogado generalista o de empresa al uso no llega a lo específico que es el área de seguridad privada, que tiene sus reglamentos, órdenes ministeriales... Es un área complicada para alguien que no esté especializado.

—¿Le hacen muchas consultas profesionales en encuentros informales?

—Nos pasa mucho y sobre todo sucede que alguien te suelta cuatro datos y espera una respuesta inmediata. Luego ves la documentación y casi cualquier parecido con la realidad es una pura coincidencia. Pasa en comidas, bodas o cualquier encuentro de amigos casi siempre sale alguien con lo de ‘es que me pasa esto en la empresa...’.

—¿Por qué el proyecto se llama Alma Abogados?

—Primero juega un poco con mi nombre, María Álvarez y después porque todo lo que hacemos con mucha alma. Precisamente, lo que nos distingue es que intentamos poner el alma en todo lo que hacemos.

El premio concedido por AJE Ourense fue un chute de energía

El proyecto empresarial de María Álvarez acaba de ser reconocido como la mejor iniciativa emprendedora por parte de los jóvenes empresarios. «Su enfoque innovador y su capacidad para adaptarse a las necesidades cambiantes de sus clientes hacen que Alma Abogados sea un ejemplo destacado de una iniciativa emprendedora exitosa en el campo legal», destacó el jurado.

—¿Le cogió por sorpresa el reconocimiento de AJE Ourense?

—La verdad es que no me lo esperaba para nada. Es una plataforma muy útil para conocer gente la asociación y siempre están a toque de teléfono para echarte una mano. El premio fue un chute de energía que llega justo a final de año que siempre parece que lo necesitas más. Es una forma de coger impulso y lo cierto es que llegaron clientes a raíz de ese premio concedido por AJE.

—¿Qué valoración hace del colectivo?

—Es un colectivo que tiene mucha fuerza. También estamos en la asociación Women in a Legal Word, con sede en Madrid, que aúna a las profesionales femeninas del sector y la experiencia que sacamos de ambos casos es que te da mucho. El mundo del emprendimiento es solitario y al final esa red de apoyo es fundamental. Es un refuerzo muy positivo y que te sirve para resolver dudas.

Quién es. María Álvarez (Ourense, 1993) es una abogada ourensana que decidió este año abrir su propio despacho.

A qué se dedica. Tiene Alma Abogados, que está especializado en seguridad privada que atiende desde Ourense a clientes de toda España.