La Fiscalía de Menores tramita 400 expedientes de riesgo al año en Ourense

m. rodríguez OURENSE / LA VOZ

OURENSE CIUDAD

José Manuel Ucha, fiscal de menores de Galicia.
José Manuel Ucha, fiscal de menores de Galicia. MIGUEL VILLAR

La violencia machista entre adolescentes no es física, sino de control

15 nov 2023 . Actualizado a las 16:25 h.

La violencia machista en menores tiene manifestaciones preocupantes, con casos que se ven todos los días en la Fiscalía de Ourense, y una legislación propia, con particularidades respecto a la de adultos. La mediación está permitida, hay diferentes medidas cautelares y rige el principio de oportunidad, por el que se evitan juicios buscando otras soluciones jurídicas.

El fiscal de Menores de Galicia, José Manuel Ucha, ofreció en el Liceo una conferencia dentro de un curso jurídico organizado por el Colexio da Avogacía de Ourense y la UNED, en la que detalló a los letrados las cuestiones jurídicas específicas de la legislación de menores respecto a los delitos de violencia de género. «No hay violencia física, sino emocional, de control», explicó el fiscal delegado. Los delitos de este ámbito con menores de 18 años que más se ven estadísticamente en la Fiscalía de Menores de Ourense son los de insultos, amenazas, chantaje o la difusión de imágenes íntimas o sexting. También aparecen conductas de acoso escolar protagonizadas por chicas. Entre menores, hay que tener en cuenta que se protege no solo a la víctima sino también al agresor, para educarlo. Y según expuso el fiscal, a pesar de las instituciones y la legislación existentes, a veces la protección de las víctimas no está suficientemente garantizada, porque faltan recursos y porque el interés del menor, aunque sea este el agresor, preside todas las posibles actuaciones. «Nuestro legislador quiere darle una vuelta a la ley del menor, pero le cuesta porque levanta suspicacias reformarla. Hubo cambios de pequeño calado, pero igual se necesita algo más profundo», observó el especialista.

Con las leyes que hay actualmente, los fiscales disponen de medidas cautelares como el internamiento, la libertad vigilada, la prohibición de acercarse y comunicarse con la víctima, y la convivencia con otras personas. En Ourense, puntualizó el especialista, en casos de Viogen la que más se aplica es la libertad vigilada con orden de alejamiento como norma de conducta. El internamiento se reserva para los reincidentes. Para controlar el alejamiento a los menores no se les puede instalar pulsera porque no es una medida educativa.

A diferencia de los delitos cometidos entre adultos, sí cabe la mediación para casos de violencia machista. A la víctima se le deja participar y se la escucha. El fiscal considera que es un recurso que ayuda a evitar el proceso penal y da «una mejor respuesta educativa que una sentencia». También existe la posibilidad de la conciliación, pero debe solicitarla la víctima y el agresor tiene que pedir perdón y realizar alguna actividad de educación sexual o para fomento de la igualdad. Entre menores, la conciliación está permitida para todo tipo de delitos e incluso después de una sentencia.

Sin embargo, José Manuel Ucha considera que los recursos asistenciales públicos y los programas educativos son «escasos». En la Fiscalía de Ourense manejan cada año unos 400 expedientes de menores en situaciones de riesgo (abandono, desamparo, falta de escolarización, problemas de conducta, de consumos de estupefacientes, etcétera) y tienen« 900 en cartera »o trámite.

«Falta invertir en recursos pedagógicos»

Las nuevas leyes en materia de menores son bien intencionadas, pero les faltan desarrollo y recursos concretos. La ley de protección integral a la infancia y adolescencia frente a la violencia, del 2021, habla de proporcionarlos, pero el fiscal afirma que en Ourense carecen de recursos para abordar casos de drogodependencias o de salud mental, situaciones que se encuentran «todos los días». Otros avances han sido que a la víctima testigo menor de 14 años solo se le puede tomar declaración, ante el juez y las partes, como prueba preconstituida, que se reproducirá en la vista oral. Aún así, hay juicios en los que la Sala la llama a declarar. Sobre los agresores menores de 14, inimputables, se dice que deben tener un seguimiento y un plan de intervención de servicios sociales. En el caso más grave conocido en Ourense, el menor de O Carballiño que tiró a una amiga por la ventana, la Fiscalía instó su internamiento en un centro de conducta.