Una boda al más puro estilo Tolkien: «El señor de los anillos» se traslada a Ourense

María Doallo Freire
María Doallo OURENSE

OURENSE CIUDAD

A Janny Quintás y Kevin Gómez les casó Gandalf y lo hicieron rodeados de elfos, «hobbits» y magos

19 sep 2023 . Actualizado a las 18:54 h.

Janny Quintás y Kevin Gómez se conocieron manteniendo una conversación sobre El señor de los anillos, la película de sus vidas. Nada les hacía pensar en aquel momento que el mismísimo Tolkien llegaría a aportarle tanto a su historia de amor. «Kevin me contó que había estado en Nueva Zelanda visitando Hobbiton —el set de rodaje en el que se grabaron la trilogía de El señor de los anillos y la de El hobbit— y recuerdo que no me lo podía creer. Desde el principio comprobamos que teníamos muchísimas cosas en común», cuenta Janny. Casi seis años más tarde de aquel primer encuentro, la pareja se casó este fin de semana en Ourense, celebrando una de las bodas más originales del año. Su enlace tenía un requisito imprescindible para todos los invitados: debían ir caracterizados, ya que Janny y Kevin montaron una boda temática en relación al universo de Tolkien. Se casaron de punta en blanco. Él vestido con un traje a medida del personaje de Aragorn; ella con uno más clásico de novia, pero eso sí, de corte medieval y con una enorme capa que le colgaba desde los hombros. «Llevaba un collar de Arwen, que fue el primer regalo que me hizo Kevin», cuenta.

«Nos comprometimos hace dos años, aunque Kevin ya se había declarado antes. Al poco tiempo de estar juntos me dijo que estaba seguro de que nos casaríamos», dice Janny. «Desde que nos pusimos a planificar la boda supimos que queríamos algo que nos representase y al mismo tiempo que fuese muy divertido para los invitados, que les permitiese gastar poco o mucho, pero disfrutar al máximo con nosotros», añade la novia. Algunos optaron por comprarse disfraces de lo más económicos a través de las típicas páginas web de ropa barata. Otros decidieron hacerse los trajes a medida y hasta hubo quiénes los alquilaron con complementos y todo. Janny y Kevin se dieron el «sí, quiero» rodeados de hobbits, elfos, caballeros, humanos y también magos. Lo hicieron convirtiendo los jardines del restaurante Cabú (Coles), en un escenario de cuento. «Escogimos el sitio porque desde el minuto uno nos lo pusieron súper fácil. Nos casó uno de mis mejores amigos vestido de Gandalf. Hizo todo el guion de una ceremonia parecida a las que se harían en la Tierra Media, con frases literales de El señor de los anillos, y utilizó el rito celta para casarnos», comenta la ourensana. En el altar les acompañaron las elfas de honor y caballeros de Sauron.

Para la música escogieron canciones de la película, que también estuvo presente en los nombres de la mesas, escritos en riguroso élfico. Las invitaciones las mandaron hacer en Inglaterra. La mesa dulce también era un guiño al universo de Tolkien. En ella sirvieron, elaborados con chucherías y bizcochos, dedos de Frodo, labios de Sam, ojos de Sauron, lenguas de serpientes y muchos otros detalles apetitosos. «Fue la mejor boda del mundo. Hasta mis abuelos participaron un montón. Iban de elfa y de hobbit», dice Janny. «Esto es lo mejor que he hecho hasta la fecha y eso que nos costó muchísimo esfuerzo, tiempo y dinero», apunta Kevin. No les da el presupuesto para irse a Hobbiton juntos, pero se marchan este miércoles a un viaje por África. «Y lo mejor, es que nos hemos casado con el amor de nuestra vida», termina Kevin.