Condenado por otra agresión en Ourense el joven que le pegó un puñetazo a Mariano Rajoy

Marta Vázquez Fernández
M. Vázquez OURENSE

OURENSE CIUDAD

capotillo

El investigado, que tiene ahora 25 años,  admitió ante una jueza que golpeó al cliente de un bar y luego amenazó a los clientes: «Vais a morir»

12 jul 2023 . Actualizado a las 20:24 h.

El joven que hace ocho años golpeó a Mariano Rajoy durante una visita a Pontevedra ha vuelto al juzgado. Y de nuevo por protagonizar un delito contra la integridad de las personas, aunque esta vez en Ourense. Tras haber sido detenido en el año 2020 por agentes de Policía Nacional, que le atribuyeron haber agredido a un cliente de un bar de la capital tras un desafortunado «intercambio de impresiones» entre ambos, a Andrés de Vicente le quedaba pendiente rendir cuentas ante la justicia por este incidente.

Y lejos de rehuir su participación en los hechos, el investigado los admitió, aceptando la condena pactada por las partes y en la que se ha tenido en cuenta, como circunstancia atenuante, que Andrés padecía una alteración psíquica que afectaba a sus capacidades.

Así las cosas, tendrá que abonar a la justicia una multa de 540 euros como autor de un delito de lesiones, a lo que sumará el abono de otros 90 por las amenazas, tipificadas como leves, que profirió aquel día. Y es que quedó acreditado que tras golpear en la cabeza al cliente del local con el que había tenido el desencuentro, el acusado se dirigió a los presentes con estas palabras: «Vais a morir todos». También se acordó que, en concepto de responsabilidad civil, el agresor indemnice al perjudicado, que se personó en la causa, con 2.050 euros.

En el 2015, con 17 años, el joven le pidió a Rajoy, entonces presidente del Gobierno, una foto cuando paseaba. Poco después le lanzó un puñetazo en el lado izquierdo de la cara del político. El Juzgado de Menores de Pontevedra lo condenó a dos años de internamiento en régimen cerrado como autor de un delito de atentado. Ya en el 2019 fue detenido por golpear a un dirigente de VOX. Aquel caso se cerró con un acuerdo extrajudicial entre las partes y no le supuso un reproche penal al investigado, si bien a finales de ese mismo año un juzgado de la ciudad del Lérez lo condenó por lesiones, por lo que se aplicaba en este caso la agravante de reincidencia.