La carrera de San Martiño anima la cantera de atletas en los colegios ourensanos

María Doallo Freire
María Doallo OURENSE

OURENSE CIUDAD

En Salesianos fomentan la participación en la San Martiño
En Salesianos fomentan la participación en la San Martiño MIGUEL VILLAR

Salesianos es uno de los centros que más alumnos lleva a la prueba deportiva

19 nov 2022 . Actualizado a las 13:31 h.

La San Martiño vuelve este año en todo su esplendor y lo hace no solo en su versión absoluta, de 10 kilómetros, si no también en la categoría escolar. En esa son expertos en el colegio Salesianos de Ourense, que lleva años estando a la cabeza y siendo de los centros que más niños presenta a la carrera. «Entre Infantil, Primaria y Secundaria son tantos que no sé decir la cifra exacta, pero se acerca a los trescientos corredores», explica Santos Vivas. Él es profesor de Educación Física y quien coordina todo el tema de la San Martiño en el colegio ourensano. «La verdad es que desde el departamento intentamos fomentar actividades y deportes más allá del fútbol y el baloncesto y eso se nota cuando llegan iniciativas como esta», admite. Aunque también hay mucho de tradición, porque la llegada y la salida de la carrera es casi en la puerta de Salesianos. «Llevamos toda la vida viéndola, así que fomentamos entre nuestros alumnos su participación. Les mostramos que es uno de los eventos deportivos más importantes que hay en la ciudad», cuenta.

En este centro aprovechan las clases de Educación Física previas al día de la carrera para que los alumnos conozcan detalles de esta cita anual. «Les explicamos que se trata de muchas carreras en una. Hay una de gente que entrena y compite para ganar, otra que lo hace para superarse a sí misma, otra que queda para disfrutarla con amigos incluso disfrazándose... Eso es lo bonito de estas citas populares, que llevan implícitos valores que se van transmitiendo y compartiendo entre unos y otros», comenta el docente.

Los jóvenes Emilio y Laura correrán la carrera en su versión escolar
Los jóvenes Emilio y Laura correrán la carrera en su versión escolar MIGUEL VILLAR

Generando afición

Entre los alumnos de Salesianos que se animan este año a correr la San Martiño están Emilio Barrios y Laura Carnero, ambos de 14 años. «Corro por afición, pero la verdad es que cada año estoy pendiente a ver si puedo superarme a mí mismo», confiesa Emilio. «La última vez quedé entre los 150 primeros y me hizo ilusión. A ver si este año quedo entre los cien», se reta. No practica atletismo —por ahora prefiere el fútbol— pero no descarta dedicar más tiempo a esta disciplina.

Laura, por su parte, dice que corre por pasar el rato. «Mi padre hace muchísimo deporte y me metió el gusanillo así que empecé a apuntarme y ahora lo hago por inercia», dice. Es tímida y le cuesta reconocer su valía, pero detrás de ella están todos sus compañeros señalándola y animándola como una de las mejores de la clase en cuanto a rapidez y destreza. «Me gusta mucho, la verdad», admite.

Estos dos estudiantes saldrán este domingo del puente del Milenio, a las 12.30 horas, dispuestos a correr entregando el máximo en los cinco kilómetros de carrera. Para Emilio será la cuarta vez y para Laura, la quinta. «Creo que debería haber más carreras como esta, para darnos la oportunidad a los más pequeños de irnos probando y mejorando poco a poco», pide Emilio, que solo ha corrido la San Martiño. Junto a ellos estarán los otros centenares de estudiantes que se animarán con la San Martiño escolar y también varios profesores de Salesianos. «Ponemos los vestuarios a su disposición y abrimos el centro un par de horas antes para que puedan hacer un calentamiento aquí. Les acompañamos a la salida y les esperamos a su llegada para darles todo el ánimo del mundo», cuenta Santos.

A las 13.30 horas tendrá lugar la San Martiño de los más pequeños, en la que los nacidos entre el 2011 y el 2014 disfrutarán de un recorrido de 1,4 kilómetros también por el centro de la ciudad. «Aquí también tenemos inscritos a decenas de niños del cole. Para algunos es la primera vez y están muy ilusionados», termina el profesor de Educación Física.