«Yo, la camiseta de Roque Mesa»

OURENSE CIUDAD

Santi M. Amil

El Barbadás se conjura para disfrutar de su duelo ante el Real Valladolid

25 oct 2022 . Actualizado a las 00:00 h.

La fecha del 24 de octubre quedará en la memoria de muchos integrantes de la Unión Deportiva Barbadás, modesto equipo de la Preferente Sur, que tras quedarse a las puertas del ascenso el pasado ejercicio, obtuvo una opción de colarse en la primera ronda de la Copa del Rey, lo que consiguió frente al Atlético Lugones.

La cuantía de esa recompensa fue en aumento y un sorteo en el salón Luis Aragonés (en Las Rozas, sede de la Real Federación Española de Fútbol) sonaba a premonición. Se palpaba desde horas antes que el Atlético de Madrid era el favorito de todos los integrantes del club, a la hora de apostar por un contrincante que visitase Ourense entre el 11 y el 12 de noviembre. El propio presidente de la entidad azulona, Pablo Campelo, lo admitía al llegar al campo de Os Carrís, donde vería el sorteo junto a su plantel: «Llevo repitiéndolo toda la semana, a ver si se cumple».

El joven dirigente no pudo volar a Madrid como era su intención, por los problemas con los aviones aplazados y suspendidos, por las condiciones climatológicas adversas en el tercio norte de España. En las gradas de su campo, era de los nerviosos. Otros optaban por los chistes y la mayoría por señalar lo larga que se hacía la gala del sorteo, hasta que en la televisión se presentó a dos jugadores del CD L'Alcora, para extraer las bolas de los equipos de Preferente.

Cuando la presentadora dijo que Diego López (portero lucense del Rayo) se encargaría de las papeletas de los equipos de la máxima categoría, una voz retumbó en Barbadás: «Es gallego, nos traerá suerte». Para empezar, el jugador modesto procedente de Valencia sacó a su propio club y el meta de Paradela dijo alto y claro: «Elche». La ovación fue de gala y así cada vez que salía uno de los de abajo. Peor sentó que el Sevilla fuera asignado al Velarde o el Villarreal al Santa Amalia.

La novena fue la bola del Barbadás. Quedaban en la pecera de la élite bocados suculentos (Atlético, Athletic). Los jugadores canturreaban el mantra: «Cholo, Cholo, Cholo». Y Diego López exclamó: «Real Valladolid». Un amago de decepción dio paso a los aplausos y una voz se alzó: «Ronaldo Nazario». Y es que O Fenómeno sigue teniendo tirón, incluso entre los más jóvenes.

Para el capitán de la tropa de Os Carrís, Toño Nespereira, el sorteo solo puede mantenerles con la sonrisa en los labios: «No está mal, cualquiera que nos tocara era genial y el Valladolid tiene una gran plantilla. Yo mismo, después de muchos años jugando, solo me enfrenté con el CD Ourense, al Celta y al Dépor, cuando estaban en Segunda y en dos amistosos».

Muy cerca de ahí se oía: «Yo, la camiseta de Roque Mesa, igual hasta me toca marcarlo». Y es que el mediocentro Manu Blanco es un seguidor del juego del canario: «Me llamó la atención cuando estaba en Las Palmas y después de su etapa en el Sevilla volvió a brillar bastante. Espero que tengan varias, porque los chavalitos salen lanzados a por ellas. A mí también me hace ilusión tenerla». El resto de futbolistas repasaba en sus teléfonos la plantilla vallisoletana. A la vez, el presidente incidía en que la afición estará más cómoda en O Couto, que además está cerca. Fútbol modesto, de primera.