El mejor desprecio

Miguel Ascón Belver
Miguel Ascón A LA CAÍDA

OURENSE CIUDAD

21 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

No hay razones técnicas que amparen el hecho de que la construcción del primer tramo de la variante norte acabe de empezar ahora, 25 años después aparecer por primera vez en los presupuestos del Estado. Para explicar algo así solo cabe el «mexan por nós».

Porque, al fin y al cabo, la variante norte es un caso muy evidente del desdén con el que se abordan desde Madrid los proyectos estratégicos de Ourense, pero no es el único ejemplo. Ahí están el complejo cultural de San Francisco o el Museo Arqueolóxico, el primero, inaugurado veinte años después y el segundo, con las obras paralizadas también tras casi dos décadas de espera. Ahora todo está en marcha, es verdad, pero con un retraso insoportable.

Al problema de fondo que parece existir con Ourense, se ha unido la coyuntura de la crisis actual. Así, dos proyectos estratégicos de la Xunta de Galicia están paralizados por los problemas que tuvieron las empresas adjudicatarias de las obras. Se trata del parque acuático de Monterrei y del centro de atención a personas con discapacidad de Barrocás, aunque hay que recordar que ambos proyectos fueron prometidos por el PP en la campaña electoral de las autonómicas del 2016. Y hace ya seis años de aquello.