Decretan el nivel 2 de emergencia en el incendio de Laza por su cercanía a una aldea de Chandrexa

La Voz OURENSE

OURENSE CIUDAD

Medios aéreos en el incendio de Casaio, ubicado en una zona de difícil acceso
Medios aéreos en el incendio de Casaio, ubicado en una zona de difícil acceso Santi M. Amil

Renfe corta el tráfico ferroviario por el fuego que se inició esta tarde en O Irixo y que ya ha quemado 190 hectáreas

12 ago 2022 . Actualizado a las 10:40 h.

Medio Rural solicitó el nivel dos de emergencia en el incendio que comenzó este martes en el concello ourensano de Laza, como medida preventiva dada su proximidad a la aldea de Taboazas, en el concello limítrofe de Chandrexa de Queixa. Da la casualidad de que este último municipio también lucha contra otro fuego. Está siendo una jornada complicada en la provincia de Ourense que este miércoles suma un nuevo incendio en el concello de O Irixo, que se inició en la parroquia de San Cosmede de Cusanca y que ya supera las 190 hectáreas. Este fuego también afecta al municipio limítrofe de Dozón, ya en la provincia de Pontevedra y ha obligado a Renfe a suspender la circulación de los trenes entre Ourense y Santiago de Compostela, ya que en el tramo entre O Irixo y Lalín hay varios focos próximos a la vía.

Los cuatro fuegos declarados en las últimas horas han consumido 1.570 hectáreas, según la última estimación de Medio Rural. El de la parroquia de Camba, en el municipio de Laza, que arrancó a las diez de la noche del martes y por la mañana había cubierto ya una superficie de 250 hectáreas, alcanza ya las 740 hectáreas. Ahora mismo es el que presenta mayor dificultad de los tres activos por ese acercamiento a núcleos del vecino municipio de Chandrexa de Queixa.

Precisamente ahí luchan, además contra otro frente: el que se originó en la parroquia de Queixa a las siete de la tarde del martes y que ha duplicado la superficie ardida en lo que va de día, alcanzando ya las doscientas hectáreas.

También genera preocupación el que se originó en los montes de Casaio, en el municipio de Carballeda de ValdeorrasPor la mañana había quemado ya 270 hectáreas pero a primera hora de esta tarde, los cálculos de Medio Rural cifraban en 440 la superficie ardida en un fuego en el se han implicado hasta ahora 18 brigadas, seis motobombas, dos palas, cinco agentes y un técnico que estuvieron apoyados por siete aviones. Este incendio ha vuelto a reavivar el miedo en la comarca de Valdeorras. Hace aproximadamente un mes un incendio forestal que nacía también en el municipio de Carballeda acabó convirtiéndose en uno de los mayores de este verano en Galicia. Aquel fuego se extendió por los municipios colindantes de O Barco de Valdeorras y Rubiá y alcanzó a varios núcleos de población cuyos vecinos tuvieron que ser desalojados. 

Paralelamente, hay equipos de extinción trabajando todavía en el incendio de Verín que se originó hace ya una semana y que quemó 600 hectáreas, a pesar del despliegue de medios que llegó a movilizar, entre otros medios a 11 brigadas, 57 motobombas, una veintena de medios aéreos y de recibir el apoyo tanto de la UME como de equipos de Portugal. Aunque su situación oficial es la de que el fuego está controlado, no se baja la guardia. Nadie olvida que obligó a poner en alerta a varios núcleos de población (se hizo incluso algún desalojo preventivo ante la proximidad de las llamas a las zonas habitadas). Fue otro de los incendios más duros del verano en la provincia ourensana, claramente intencionado con tres puntos de ignición pegados a núcleos de población que se convirtieron en una decena de focos en un lapso muy corto de tiempo y cuanto los medios se concentraron en alejar las llamas de las viviendas.

Imagen de las llamas del incendio originado el 9 de agosto en As Pontes

Calcinadas más de 140 hectáreas en los tres incendios de As Pontes

Rocío Pita Parada

Tras una larga y dura velada, As Pontes se despierta conmocionada por los incendios que asolan su territorio. Entre la tarde y la noche del martes se declararon en el municipio tres incendios, que devoraron hasta el momento más de 140 hectáreas de terreno forestal, según el recuento provisional publicado por la Consellería de Medio Rural. El de mayor extensión fue el declarado en la parroquia de Vilavella, en el lugar de As Barosas, a las 22.59 horas, que se encuentra estabilizado desde las 7.16 horas de este miércoles y que afectó a 60 hectáreas de superficie, según el recuento provisional oficial de la Xunta. Todavía activo pero con evolución favorable hacia su estabilización continúa el primero que se originó, detectado a las 20.23 horas en la zona de Ribeira Nova, próxima al embalse, y también al núcleo de Cuíña. Por ello, se ha solicitado ya la desactivación de la situación 2 «ao desaparecer o risco para núcleos de poboación», detalla la Xunta. La última estimación de superficie afectada se cifra en 80 hectáreas.

Seguir leyendo