De Ourense a Ucrania:«Hai que coordinarse. Isto non é unha broma nin algo que vaia durar quince días»

Fina Ulloa
Fina Ulloa OURENSE / LA VOZ

OURENSE CIUDAD

Dos autobuses y un tráiler partieron este lunes con más de 30 toneladas de ayuda humanitaria para Ucrania y regresarán con 96 refugiados el viernes

14 mar 2022 . Actualizado a las 16:09 h.

Un camión tráiler, dos autobuses, siete chóferes, un médico, dos enfermeros, un psicólogo, dos traductores y más de 30 toneladas de ropa, alimentos y medicinas. Esas son las cifras que resumen el convoy SOS Ternópil Galitzia de ayuda humanitaria para Ucrania que partió poco antes de las diez de la mañana de la base de carga de la empresa Legufrut Agro, en el polígono de San Cibrao das Viñas, rumbo a la frontera de Polonia. Hay, sin embargo, una parte de ese convoy que escapa de los números; que no es medible y que se reflejó en emoción contenida por parte de los voluntarios que acompañan esta expedición y en abrazos, lágrimas y recomendaciones por parte de los familiares y amigos que acudieron a despedirles y que les brindaron un caluroso aplauso cuando finalmente la expedición se puso en marcha.

Entre quienes acudieron a decirles adiós estaba el director técnico del Seminario Menor, Lois Babarro, ya que el centro educativo ha reformado su internado para acoger a medio centenar de los 96 refugiados que finalmente traerá la expedición. También el alcalde de San Xoán de Río, Xosé Miguel Pérez Blecua, y la alcaldesa de Trives, Patricia Domínguez. Allí recalarán el resto de los ucranianos que llegan a Ourense con este proyecto.

Por cierto que los dos regidores insistían ayer en la necesidad de dar una respuesta coordinada. «En principio imos dividir a metade máis ou menos o grupo de 48 que veñen, porque dependerá de como sexan as familias, que a día de hoxe non o sabemos, de xeito que estean todos o máis cómodos posible», señaló el alcalde de San Xoán.

El regidor recordó que no se sabe lo que puede alargarse en el tiempo la situación «e hai que traballar cun programa ben feito en colaboración con todos os concellos da zona». «Somos unha comarca, temos os servizos médicos ou o colexio en conxunto e neste tipo de cousas, como xa fixemos no covid, o lóxico é unirnos e traballar de forma coordinada, porque isto non é unha broma nin algo que vaia durar quince días», insistió Pérez Blecua. La regidora de Trives señaló que están abiertos a sumar a «todo o mundo que queira amosar a súa solidariedade e comprometerse de verdade, porque é unha axuda que ten que ser prolongada no tempo e non sabemos canto vai a durar».

Patricia Domínguez recordó que los ciudadanos se están volcando (desde Trives ya se envió ayuda humanitaria con un tráiler fletado desde otro colectivo) pero matizó que su responsabilidad como regidores es velar porque el proceso de acogida se desarrolle de forma adecuada. «Todo o que suma é benvido, pero os traballos son distintos. Por exemplo esta xente de SOS Ternópil Galitzia o seu traballo remata cando nos cedan á xente, e o noso como alcaldes rematará cando estas persoas estén integradas cunha familia xa sexa en San Xoán de Río, en Trives ou en calquera outro punto, ou ben cando regresen ao seu país», remachó Xosé Miguel Pérez.

También el portavoz del proyecto, Amadino Pereira, recordaba que las personas que han impulsado esta iniciativa que permitirá rescatar de la guerra a cerca de cien ucranianos (fundamentalmente madres con sus hijos) se han implicado movidos por el corazón y la motivación de «botar unha man nunha situación que nos afecta a todos e fronte a que é evidente que non podemos permanecer pasivos», pero recordó que «nós non somos unha oenegé; somos xente organizada». Recordó que en la página web abierta por este proyecto se están recabando datos de posibles familias de acogida y ya tienen más de cuarenta. «Son familias que voluntariamente van establecer un vínculo, pero que non susbtitúe a un proceso de acollemento e de adquirir a condición de refuxiados, que iso terá que ir por vías legales. Nós o que facemos é botarlles unha man nese primeiro contacto, na chegada», dijo.

Y de esa buena organización deriva que hayan pensado incluso en qué hacer en el caso de que no se pueda entregar la mercancía mientras ellos están allí. Cabe destacar que el camión, dado que solo lleva un chófer, llegará más tarde que los autocares a la frontera entre Ucrania y Polonia e incluso podría aparecer dificultades para el trasvase de quienes tienen que recoger esa ayuda para meterla dentro de Ucrania. «Se as cousas se poñen chungas buscaremos un centro intermodal en Polonia para deixalo alí acopiado para que dende o outro lado da fronteira podan organizar, no momento máis oportuno, como facer para metelo dentro», apuntó Amadino Pereira.

Los autobuses prevén estar a media tarde del viernes en un punto de intercambio que acordarán pocas horas antes con el contacto que se encargará de coordinar la salida de los refugiados, ya que dependiendo de la situación pueden salir «por un lugar ou por outro», matizaba Amadino Pereira, que aclaró que el colectivo se ha encargado de fletar el autocar que llevará también a los refugiados desde la zona de Ternópil a la frontera con Polonia. El retorno a tierras ourensanas dependerá de cómo se produzca esa salida (en el caso de la expedición de Maceda, tuvieron que esperar más de diez horas sobre lo inicialmente previsto para recoger a todos los pasajeros) y cuando puedan emprender el viaje de vuelta.

Carta desde Ucrania

La organización del proyecto SOS Ternópil Galitzia partía deseosa de hacer llegar cuanto antes el material donado por los ourensanos y que ha desbordado todas las previsiones iniciales. Máxime, después de haber recibido la carta del gobierno local en el que se formaliza oficialmente esa petición de ayuda ante las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania. «Debido a la guerra iniciada el pasado 24 de febrero por la Federación Rusa en territorio Ucraniano, el gobierno de Ternópil se dirige a Amadino Pereira Fernández y a los miembros del proyecto SOS Ternópil Galittzia, con la petición para ayuda humanitaria y medicamentos. También le pedimos ayuda para la evacuación de refugiados a España con su correspondiente asilo posterior y su protección», dice la misiva firmada por el secretario del Gobierno de Ternópil. La nota expresa el sentimiento de gratitud de la ciudadanía ante esta iniciativa: «En nombre de la población de Ternópil y de su gobierno, le estamos enormemente agradecidos por toda ayuda ofrecida. Con respeto», finaliza.