El SOS del casco viejo

Miguel Ascón Belver
Miguel Ascón A LA CAÍDA

OURENSE CIUDAD

21 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Estas modernidades a veces me superan, pero el otro día perdí un buen rato buceando en la plataforma Next Earth. Es un metaverso en el que pueden comprarse propiedades navegando sobre un mapa de satélite de la Tierra. En Ourense, algunos lugares emblemáticos, como el puente romano o el del Milenio, ya estaban comprados en mi primera visita. Ayer volví a entrar, por curiosidad, y a estas alturas hay muchos más espacios de interés que han sido adquiridos, como la calle del Paseo o Concordia.

Uno de los primeros lugares que se vendió en el metaverso de Next Earth fue el casco viejo. Y es que, obviando las dudas que provocan estas nuevas plataformas, lo que está claro es que la zona histórica de Ourense tiene un gran valor en mundo virtual, pero también en el real. Y esa debe ser nuestra preocupación, la realidad, que debe preocuparnos porque no invita al optimismo. El casco viejo pierde población a marchas forzadas, decenas de edificios amenazan ruina y los pocos vecinos que quedan se quejan por las molestias que provoca el ocio nocturno. El barrio ha perdido incluso su carácter peatonal, al inutilizar el alcalde los bolardos de acceso sin articular una alternativa eficiente para evitar las infracciones.

El gobierno municipal ha retomado esta semana las negociaciones para aprobar el plan especial del casco viejo, conocido como Pepou. Ese documento debería servir para gestionar la zona de forma ordenada y, sobre todo, para revitalizarla. Quizás sea la última oportunidad para evitar que la esencia del barrio se pierda para siempre.