Uniendo personas

Adolfo Pérez Abellás FIRMA INVITADA

OURENSE CIUDAD

Estación del Ourense.
Estación del Ourense. MIGUEL VILLAR

28 nov 2021 . Actualizado a las 09:31 h.

El pasado día 22 fue una fecha histórica para Galicia, y más en concreto para Ourense, pues los diputados gallegos tuvimos el honor de acompañar a la ministra, Raquel Sánchez, en un viaje de prueba desde Madrid hasta la estación Ourense-Empalme, previo a la inauguración fijada para el día 21 de diciembre. A partir de esa fecha, todos los gallegos y gallegas podremos disfrutar de diez frecuencias de trenes en ambos sentidos, con una reducción de tiempo histórica, ya que en tan solo una hora y cuarto podemos desplazarnos a Zamora o en dos horas y cuarto a Madrid, algo impensable hace años y que ahora se ha hecho realidad con un gobierno progresista; cumplimos lo que prometemos, y así el presidente, Pedro Sánchez, anunció hace tiempo que antes de que finalizara el año la alta velocidad llegaría a Galicia.

En solo tres semanas, Ourense entrará en una nueva era de transporte público eficiente y sostenible gracias a la puesta en servicio de la alta velocidad que unirá Galicia y la Meseta. Una obra como esta, una de las líneas ferroviarias más complejas del mundo, ha requerido de soluciones innovadoras y, sobre todo, de la perseverancia de los Gobiernos que, a lo largo de los últimos lustros, apostaron por licitar obras y no por tapiar túneles; por licitar la variante de Ourense en vez de esconderla en un cajón o por duplicar vías frente a cuellos de botella en vía única.

El camino ha sido duro. Hitos como la apertura del tramo Madrid-Olmedo en 2008, del eje atlántico y del Ourense-Santiago en 2011 o del trazado hasta Pedralba han tenido que superar zancadillas políticas que, por vanidades nacionalistas o dogmas económicos, pretendieron negar a Galicia, la quinta comunidad autónoma española, una infraestructura clave para nuestro futuro. Las cifras de la obra entre Pedralba y Taboadela, que el Gobierno central abrirá puntualmente, son espectaculares: el 75 % del trazado son dos plataformas independientes con 126 kilómetros de túneles y 10 kilómetros de viaductos. Sin embargo, para poder celebrar una línea completa y plenamente operativa, todavía restan actuaciones clave. Y, por eso, el compromiso de Pedro Sánchez con Galicia para seguir acortando distancias y uniendo a personas no se detendrá este año. El Mitma ya trabaja en inversiones multimillonarias, paralizadas hasta ahora, como el nuevo tramo desde Taboadela, la duplicación del túnel de Padornelo los nuevos accesos a Vigo, la mejora de la línea a Lugo o en el bypass de Olmedo que nos acercará al norte de la Península y a Europa.