Contradicciones

María Teresa Rodríguez Vázquez
Maite Rodríguez EL ÁBACO

OURENSE CIUDAD

Está mal que se vuelvan a llenar las salas de espera del hospital de Ourense. Parece que volvemos a aquello prepandémico de quince minutos de consulta con el especialista y más de una hora de espera a que te toque el turno en la ventanilla para que te den la siguiente cita

05 oct 2021 . Actualizado a las 22:34 h.

Metidos en la posmodernidad, constatamos que pese a los esfuerzos, a todos nos cuesta dar el paso en algunos cambios y sufrimos contradicciones digitales. La tecnología nos puede hacer ganar tiempo pero también perder mucho y eso se constata también en el trato, obligado, que hay que tener con las diversas administraciones. Cuestión sanitaria. Después de haber vaciado los hospitales de pacientes no covid, volvemos a las (malas) rutinas. Por parte de los pacientes y también por la Administración. Por nuestra parte, hemos de aprender a no abusar de las consultas presenciales y recurrir al teléfono cuando sea suficiente. Por suerte, toco madera, todavía no he tenido que ver la cara de mi nuevo médico en mi centro de salud. Está bien que se abran las consultas en persona, sin que se colapsen. Pero está mal que se vuelvan a llenar las salas de espera del hospital de Ourense. Parece que volvemos a aquello prepandémico de quince minutos de consulta con el especialista y más de una hora de espera a que te toque el turno en la ventanilla para que te den la siguiente cita. ¿No habría un método más moderno para ese trámite. Y el Concello de Ourense tampoco se salva, porque siguen utilizando las notificaciones en papel para las multas de la ORA y la exigencia del pago en la entidad bancaria colaboradora. Arréglese el ciudadano con su tiempo libre o no libre para ir a la oficina como pueda. Y cuando una administración apuesta por lo digital, también lo complica. Aún recuerdo como pasé días de estrés, con envíos de documentación en línea para poder tener una semana de conciliación con un campamento en verano.