De África a Ourense: memorias de una conexión imperecedera con Guinea Ecuatorial

Pablo Varela Varela
pablo varela OURENSE / LA VOZ

OURENSE CIUDAD

Ernesto Ropa, jugador de fútbol; y Marcelo Ndong, artista
Ernesto Ropa, jugador de fútbol; y Marcelo Ndong, artista Miguel Villar

La emigración vincula al municipio de Quintela de Leirado con el país africano

10 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Más de 4.500 kilómetros separan la ciudad de Ourense de Malabo, la capital de Guinea Ecuatorial. Esa fue la distancia que, en el año 1969, cambió la vida de Marcelo Ndong, el eterno Manoliño Nguema que se formó en el circo de la Ciudad de los Muchachos siendo apenas un adolescente. «Llegué con 14 años y pasé mi adolescencia viajando por el mundo con Ourense como campamento, donde me sentía en casa», cuenta Ndong, que regresó a su tierra natal siendo ya padre porque sintió la necesidad de compartir en Guinea el oficio cultural de toda su vida, el teatro.

La historia de Marcelo, que se llevó a un documental de la productora Waka Films en el año 2018, ilustra un vínculo que no perece. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en Ourense residen 45 ecuatoguineanos. Es la provincia gallega donde hay más. Uno de ellos es Raimundo Bernabé Nnandong Abeso, Russo. En cierta forma, el heredero de Manoliño en la búsqueda de una continuidad para los jóvenes valores del país africano que vislumbran un futuro sobre las tablas. En su momento, Marcelo Ndong llegó a España a través de una beca de enseñanza, una vía que Russo insta a revivir. «Aquí estoy contento. Ourense es como otra casa para mí, por lo que representa en mi vida artística. La ciudad me encanta, es muy cercana y, en mi caso, tuve la oportunidad de encontrarme con muchos compañeros del sector cultural que te tienden la mano para absolutamente todo, incluso con temas que no solo tienen que ver con el teatro. Por ahora puedo seguir formándome como artista, y quiero ver hasta dónde puedo llegar», indica.

Mientras, para jóvenes como Ernesto Ropa, futbolista coruñés que pasó estos últimos meses en el Ourense Club de Fútbol, los ecos de Guinea Ecuatorial llegan a través de su padre. «Mi padre nació en un pueblo próximo a Malabo», cuenta. Ropa firmó por el conjunto blanquiazul a mediados de diciembre del año pasado, tras formarse en la base del Deportivo y Lugo y después de un paso fugaz por el Silva, en la Tercera División. Durante su etapa formativa, medios radiofónicos del país africano siguieron de cerca sus pasos, sabedores de sus raíces. De hecho, siendo muy pequeño, Ernesto viajó hasta allí, aunque él creció en la ciudad herculina. «De Guinea, en cierta forma, nos quedan algunas comidas que hace mi padre cuando estamos en casa. En la manera de cocinar sí ves el vínculo, porque él vuelve cada pocos años», explica.