Vio un paquete extraño en su garaje de Ourense y resultó ser cocaína que había ocultado su vecino

Marta Vázquez Fernández
m. vázquez OURENSE / LA VOZ

OURENSE CIUDAD

MIGUEL VILLAR

El propietario de la droga, que fue grabado al ir a recoger la mercancía, ha sido condenado

02 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El 18 de abril del 2020, en pleno confinamiento domiciliario a causa del covid-19, un vecino de la capital ourensana vio algo extraño cuando bajó al sótano y abrió su plaza de garaje. En un lateral de la persiana observó la presencia de un paquete, casi por casualidad, y dado que sabía que no era suyo aquel objeto enseguida desconfió y llamó a la Policía. Poco tardaron el llegar al lugar agentes de la comisaría ourensana, quienes cogieron el paquete y lo trasladaron a las dependencias policiales, descubriéndose enseguida que se trataba de medio kilo de cocaína.

Aquello era un paso. Ya se sabía lo que había en el extraño paquete, pero faltaba por determinar de quién era la droga, ya que los agentes no pusieron en duda el testimonio del propietario de la plaza de garaje, cuando dijo que no era suya. Se trataba de un momento en el que la libertad de movimientos estaba seriamente restringida, por lo que parecía fácil pensar que quien había dejado allí la droga podría ser de la zona, pero para cerciorarse la titular del juzgado en funciones de guardia autorizó la instalación de unas cámaras de vigilancia, dejando además los agentes en el mismo lugar en el que había aparecido un paquete simulado. Y fue así como a la una de la tarde del 22 de abril, esas cámaras grabaron a un individuo que acudía a la plaza de garaje para recoger el objeto. Su asombro debió ser grande cuando se vio sorprendido por los agentes. Enseguida fue identificado como Gonzalo A. C., que resultó ser vecino del mismo edificio que el hombre en cuya propiedad había ocultado la droga. Su plaza de garaje, de hecho, estaba situada justo al lado. En un registro posterior en su casa, también autorizado por el juzgado, los agentes localizaron otras sustancias estupefacientes, como heroína, cocaína y marihuana en pequeñas cantidades.

Este jueves, ante el tribunal de la Audiencia provincial de Ourense, Gonzalo A. C. admitió que la droga que ocultó en el garaje de su vecino era para vender al menudeo en la capital.