Ourense despide el curso covid sin haber cerrado ningún centro

María Cobas Vázquez
maría cobas OURENSE / LA VOZ

OURENSE CIUDAD

En el CEIP O Couto entregaron diplomas de fin de curso.
En el CEIP O Couto entregaron diplomas de fin de curso. AGOSTIÑO IGLESIAS

Hay 30 casos adscritos a colegios e institutos, de los 141 activos en la provincia

23 jun 2021 . Actualizado a las 09:25 h.

Fueron muchos meses de incertidumbres y miedos, pero en general el balance es bueno. Son las palabras con la que los directores de colegios e institutos despiden el curso de la pandemia. Ya lo fue, en parte, el 2019/2020, pero entonces no hubo clases presenciales, todo era telemático. El reto este curso estaba en que chavales y docentes pudieran volver a compartir espacio, y aunque hubo casos en los centros y hubo que cerrar aulas, nunca se cerraron centros (sí escuelas infantiles, pero en esa etapa el curso todavía sigue) y los episodios de transmisión comunitaria en colegios e institutos fueron los menos. Las cifras de casos asociados a educación fueron parejos con los que había fuera. El curso se despidió con 30 casos (vinculados a 14 centros), de los 141 activos en la provincia. Hoy comienzan las vacaciones, tras un curso con mascarilla, distancia y grupos burbuja, y a la espera de saber cómo será la vuelta al cole.

«El pasado verano pasado tuvimos mucha incertidumbre y mucho trabajo para adecuar todo. Ahora que se ha acabado, hubiéramos firmado por cómo fue, porque la incidencia ha sido relativamente suave y los casos siempre han venido del exterior», resumía José Antonio Álvarez, del CPR Franciscanas en Ourense, en la despedida del curso. Destacaba la actitud de los niños, «cuanto más pequeños, mejor se adaptaron a las normas, e incluso avisaban a los adultos ante cualquier descuido, como que se bajase un poco la mascarilla» y de las familias, «que han tenido una actitud colaborativa» cuando los niños tenían que hacer cuarentena. Álvarez reconocía que el desgaste es alto, pero que llegaban satisfechos al final del curso. Sobre cómo será la vuelta en septiembre, Álvarez reconocía estar a la expectativa. Todavía no habían mirado el protocolo, pero entendía que este cambiará según vaya avanzando el verano y si sigue bajando la incidencia, por lo que esperarán un poco antes de hacer ningún cambio. Confiaba el director de Franciscanas en que, en todo caso, cambien las normas en lo que respecta al patio y a las distancias.

En O Barco de Valdeorras, la directora del CEIP Otero Pedrayo, Remedios Arias, hablaba de tranquilidad después de un año de tensión. «Damos por bueno el esfuerzo de estar desinfectando continuamente, de estar encima de los niños para que no se tocasen o no compartiesen o de tener todo abierto; porque ningún niño se contagió en el colegio», relataba. Sí hubo casos en el centro, pero no se generaron en él; y en todos los casos los niños pasaron la infección sin demasiados síntomas. «Ningún niño estuvo muy malito», remarcaba. Eso sí, con la situación tuvieron que renunciar a muchas actividades y otras fueron descafeinadas, como el festival de fin de curso, que se hizo pero sin padres. «Faltan los momentos de compartir y aunque se grabó en vídeo para que lo vieran las familias, queda mucho más frío», razonaba Arias.