María Lameiras: «Durante esta pandemia se ha prestado mucha atención a lo físico y muy poca a lo psicosocial»

Javier González Sobrado
javier g. sobrado OURENSE / LA VOZ

OURENSE CIUDAD

María Lameiras es doctora y catedrática en Psicología
María Lameiras es doctora y catedrática en Psicología Santi M. Amil

La catedrática ha creado un grupo de crecimiento personal para mujeres en el Campus de Ourense

16 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La doctora y catedrática en Psicología, docente en la Facultade de Educación e Traballo Social del Campus de Ourense, María Lameiras, ha creado un grupo de empoderamiento y crecimiento personal para mujeres mayores de edad e interesadas en ahondar en el autoconocimiento y la autonomía personal.

-¿Cuál es el objetivo de este grupo?

-Trabajar el bienestar eudaimónico a través del apoyo y del espacio que crea el grupo, que actúa de sostenedor. Las mujeres que vienen comparten experiencias, y esto les permite sentirse aliviadas, con más paz, o comprendidas, o escuchadas...

-¿Qué es el bienestar eudaimónico?

-Es el vivir bien, el sentirse bien. Es como cuando hablamos de salud y decimos que es mucho más que la ausencia de enfermedad. El bienestar eudaimónico es un bienestar global, no solo a nivel físico. Es a nivel psicológico, emocional, social, espiritual... Es algo más complejo.

-¿Qué implica realmente un grupo de crecimiento personal en este bienestar?

-Da la oportunidad de compartir experiencias con otras personas, pero en un entorno en el que se propician el apoyo y la aceptación. De forma equivalente a lo que se daría en un grupo de terapia, uno de crecimiento crea un espacio de seguridad y confidencialidad donde se puedan compartir experiencias dolorosas, íntimas... y también experiencias positivas y felices. Sobre todo se trabaja sobre las emociones. Es hablar de cómo te ha sentado algo que has vivido y las dificultades que estás teniendo para tratar con ello. Las personas no podemos cambiar las cosas que vivimos, pero sí cómo las vivimos.

-Es realmente importante compartir con otros para sanar, ¿no?

-El ser humano es básicamente un ser social, que quiere decir, que no podemos vivir el bienestar aislados. La mayor tortura que se puede hacer a una persona es aislarla del contacto con otras personas. Necesitamos a otros para alcanzar el bienestar, pero en esas relaciones con otros también es donde podemos recibir los mayores impactos.

-¿Entonces como se alcanza ese bienestar?

-Ese bienestar radica en la capacidad de tener relaciones saludables. El poder establecer lazos con quien me está nutriendo y dejar atrás relaciones tóxicas. El problema no está en encontrarse con personas que nos hacen daño, eso es imposible de evitar. El problema está en no ser capaz de salir de esa relación y no ser capaz de ir en la dirección que me aporta más bienestar.

-¿La pandemia ha afectado mucho a nuestras relaciones?

-Ha provocado mucho aislamiento, y pasa una cosa. Durante esta pandemia se ha prestado mucha atención a lo físico, obviamente, porque es una enfermedad. Pero se ha prestado muy poca atención a las consecuencias que está teniendo ese aislamiento en nuestra salud psicosocial.

-¿Cómo le afecta al grupo las medidas por el covid-19?

-La finalidad del grupo también es contribuir a sanar o nutrir de un espacio de convivencia o contacto presencial, que también podríamos hacerlo en línea, pero para mi no tendría ningún sentido. Las medidas de seguridad son necesarias, pero también son un hándicap, porque se pierde mucho del espacio no verbal. Donde nos reunimos tenemos las ventanas abiertas, respetamos la distancias de seguridad... Claro que tenemos que hacer eso, pero, dentro de lo que cabe, estamos ahí físicamente. La presencia física tiene un efecto poderosísimo en lo que estamos trabajando, que es la parte emocional.