El camarote es un balneario

Ruth Nóvoa de Manuel
Ruth Nóvoa DE REOJO

OURENSE CIUDAD

16 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

lgunos políticos del Concello de Ourense han logrado algo que parecía imposible: que los hermanos Marx parezcan gente aburrida. Porque lo que pasa en la Casa Consistorial (y en los pasillos, reales y mentales, en los que se está desmantelando la ciudad) convierte, por comparación, el camarote de Chico, Harpo y Groucho en un balneario. El PP (o deberíamos decir los dos PP) le da vueltas a cuál debe ser su papel en los próximos dos años. Unos creen que estar en la oposición no les resulta rentable (a ellos, no a usted ni a mí) y a otros les da vergüencita volver con Jácome después de haber abandonado con jaleo el gobierno que formaron con el que había sido su enemigo público número uno.

Y mientras tanto seguimos dando argumentos para un futuro libro de historia local: en Ourense hay ahora más concejales en el grupo de no adscritos que en el del gobierno. Entre ellos, Laureano Bermejo, ya ex de Ciudadanos, que es la encarnación del «como te digo una cosa, te digo la otra». Así que ahora ya no nos vale ni esa frase (que se atribuye a Groucho) de «Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros». Porque algunos, simplemente, no los tienen. Ni saben lo que son.