Caballero advierte a Feijoo: «Jácome vaise papar ao PP en Ourense»

m. a. OURENSE

OURENSE CIUDAD

La ejecutiva del PSdeG se reunió este viernes en Ourense
La ejecutiva del PSdeG se reunió este viernes en Ourense

Los populares ourensanos creen que el PSOE nunca quiso negociar

01 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

No hubo sorpresas y este viernes se frustró el último intento de negociar una moción de censura contra Gonzalo Pérez Jácome en Ourense. El PP había convocado al PSOE a sentarse ayer en una misma mesa siempre que el portavoz socialista, Rafael Rodríguez Villarino, presentase su dimisión y abandonase el Ayuntamiento. En lugar de ello, el PSdeG celebró de forma extraordinaria su ejecutiva autonómica en Ourense para así escenificar su respaldo al líder ourensano.

Al frente de la comitiva estuvo el secretario general de los socialistas gallegos, Gonzalo Caballero, que pidió al presidente de la Xunta y del PPdeG que rectifique. Y se mostró convencido de que así debe ser: «Eu creo que Feijoo está empezando a avergoñarse do que fixeron. Estou seguro que polo ben da democracia Feijoo terá que rectificar e terá que desculparse con esta cidade porque, se non o fai, Jácome vaise a papar ao PP na cidade de Ourense».

A Caballero le preguntaron por otra de las claves en el fracaso de las negociaciones de la moción de censura, la exigencia de los populares de gobernar en coalición con los socialistas. El secretario general del PSdeG no aclaró si aceptaría un pacto estable porque los socialistas no asumen la otra condición, es decir, la dimisión de Villarino. «Jácome é o fillo putativo na política de Feijoo e queren enredar á opinión pública con outras cuestións», dijo Caballero.

El portavoz municipal del PSOE agradeció el respaldo de la ejecutiva gallega del partido, que aprobó en su reunión en la sede de la calle Ribeira de Canedo una declaración «pola calidade democrática e o respecto á cidadanía de Ourense». El texto acusa al PP de «tratar as institucións de Ourense como se fosen da súa propiedade» y añade que «as súas prácticas semellan ás usadas por partidos extremistas que intentan expulsar ás forzas democráticas e a quen discrepa ou non pensa como eles». Villarino dijo sentirse perseguido y acosado por el PP y remarcó: «Este é un acto de apoio non á miña persoa; senón un acto en apoio á democracia».

Previamente el PP había difundido un comunicado lamentando la negativa del PSOE a sentarse a negociar este viernes la moción de censura contra Jácome. «Unha vez máis, o Partido Socialista de Ourense elixe ao PSOE por riba da cidade, desbotando un goberno de coalición co PP cun alcalde socialista, que garantiría así a estabilidade que precisa o Concello», dicen los populares.

Su presidente local y coordinador del grupo municipal, Jesús Vázquez, hizo especial hincapié en que el verdadero problema es, precisamente, el rechazo socialista a un pacto estable con los populares: «O PSOE nunca quixo falar, nin tan sequera escoitar, a posibilidade de que as principais forzas políticas do país prantexasen unirse para garantir a estabilidade na gobernabilidade de Ourense. O PP ofreceu xenerosidade, tal e como demanda a cidadanía ourensá».

Ante las críticas de los socialistas por el veto a Villarino, que consideran antidemocrático, Vázquez responde que el PSOE está tratando de confundir a los ciudadanos. «Os socialistas da cidade preferiron desviar a atención para escenificar unha artificial victimización do seu portavoz para non ter que respostar ao realmente importante, que era a posibilidade de acadar un goberno de coalición para Ourense cun alcalde ou alcaldesa socialista», dijo el líder del PP ourensano.

CRÓNICA POLÍTICA

De vuelta a las trincheras del 36

Solo un acuerdo entre PSOE y PP puede forzar el relevo de Gonzalo Pérez Jácome como alcalde de Ourense, pero las diferencias entre ambas formaciones son tan profundas que se remontan hasta la Guerra Civil. Así quedó de manifiesto ayer en el pleno mensual de la Diputación ourensana, que debatió una moción del grupo socialista que pedía retirar las subvenciones a los ayuntamientos que mantengan símbolos franquistas. «Resulta incomprensible», dijo el portavoz del PSOE, Rafael Rodríguez Villarino, sobre la pervivencia de esa simbología en municipios como Beade. La iniciativa, que recibió el apoyo del BNG, fue rechazada por la mayoría que forman el PP y la diputada no adscrita, Montse Lama, ex de Ciudadanos.

Ella fue la más contundente en la respuesta a los socialistas. Acusó a su líder de ser un «claro exemplo de fascismo» y dijo que lo que defendía era «tan insensato como estúpido». Además, se preguntó por qué se pedía la retirada de símbolos franquistas, pero no otros: «Parece que só cometeron atrocidades uns. E, mentres, os outros que eran, seres de luz?». El líder socialista pidió a Lama que retirase sus alusiones pero ella se negó: «Vostede é un fascista. Sinala, ataca e acosa». Y le preguntó si prefería que le llamase dictador, como hicieron «compañeiros do seu propio partido».

Al igual que ella, el PP votó en contra y su portavoz en este punto, César Fernández, se refirió a la dictadura como un «feito pasado que nada ten que ver coa realidade actual». Lamentó, por lo tanto, que se considere a los políticos actuales como «herdeiros daquela realidade». Fernández argumentó que retirar las subvenciones a los ayuntamientos que mantengan símbolos franquistas es exagerado: «Os veciños son os que se van ver prexudicados por cuestións que nada teñen que ver co seu día a día».

Armando Ojea, de Democracia Ourensana, remarcó que la dictadura fue «comparable coa ocupación dun exército estranxeiro» pero hizo hincapié en que la ley de memoria histórica es de competencia estatal y el gobierno provincial no puede actuar como un «xusticeiro» retirando subvenciones a los ayuntamientos incumplidores. Así las cosas, el único apoyo sin matices que recibió el PSOE fue el del diputado del BNG. Bernardo Varela respondió sobre todo a Montse Lama. «Non, os dous bandos non eran iguais», dijo el nacionalista, que destacó: «A legalidade democrática era a República».

Incremento salarial del 0,9 %

La moción socialista fue, por lo tanto, rechazada, al igual que otra que presentaron por urgencia sobre el incremento del 0,9 % para el personal de la Diputación, que no llegó a debatir, de nuevo gracias a la suma de los votos del PP y Lama.

 

Correos

El pleno de la Diputación aprobó una moción que reclama un servicio de calidad de Correos en las zonas rurales. La iniciativa fue aprobada por todos los grupos salvo por el PSOE, que se abstuvo al entender que el Gobierno ya trabaja en ello

Banca y microtoponimia

En la sesión plenaria de la Diputación se aprobó también por unanimidad una iniciativa del BNG para reclamar el mantenimiento de servicios y empleo en la banca, al igual que una de Democracia Ourensana para proteger la microtoponimia.

Soledad

La corporación aprobó por unanimidad una moción del PSOE que reclama medidas para combatir los efectos de la «soledad extrema». El gobierno provincial avanzó sus planes de crear una mesa de trabajo sobre este asunto.