El casco viejo de Ourense pierde cuatro habitantes por semana desde hace ocho años

Miguel Ascón Belver
MIGUEL ASCÓN OURENSE

OURENSE CIUDAD

Reunión de la comisión de seguimiento del plan del casco viejo
Reunión de la comisión de seguimiento del plan del casco viejo

La caída de población se concentra «especialmente nas zonas onde se desenvolve a actividade hostaleira»

01 may 2021 . Actualizado a las 14:36 h.

La sangría demográfica no es un fenómeno exclusivo de entornos rurales. En plena capital de Ourense, el casco viejo sufre una pérdida de población continuada. Los técnicos municipales le pusieron cifras a esta realidad en una reunión celebrada este martes para avanzar en la elaboración del nuevo plan especial de protección de As Burgas y el centro histórico ourensano. Esta zona tenía 5.793 habitantes en el año 2012 y en el 2020 ya eran 4.145, es decir, 1.648 menos en tan solo ocho años. Ello supone que el casco viejo pierde cuatro habitantes cada semana.

Diferentes Administraciones y gobiernos han puesto en marcha iniciativas para revitalizar esta zona, pero esos proyectos no han conseguido, de manera aislada, ese objetivo compartido. Tratará de corregir esta situación el citado «plan especial de protección do sitio de interese histórico das fontes termais das Burgas e do conxunto histórico da cidade de Ourense». El ejecutivo local convocó este martes a los grupos de la oposición para una reunión de la comisión de seguimiento que supervisa la elaboración de ese documento.

Los técnicos municipales precisaron que la pérdida de población se concentra «especialmente nas zonas onde se desenvolve a actividade hostaleira». Este fenómeno -que la Asociación O Cimborrio ya había constatado en viales como la calle Lúa- «vai ser estudado polo miúdo por parte do Concello», explica un comunicado difundido por el gobierno local tras la reunión celebrada este martes.