Diez años de mejoras en la catedral

María Doallo Freire
maría doallo OURENSE / LA VOZ

OURENSE CIUDAD

MIGUEL VILLAR

La Xunta financiará la renovación de la fachada de San Martiño del templo ourensano

07 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En los últimos diez años han sido muchos los cambios y las mejoras que ha experimentado la Catedral de Ourense. La Xunta señala que se trata de obras que han supuesto una inversión que asciende a casi dos millones y medio de euros. Desde el 2010 se han restaurado la puerta norte -la que da a la calle Lepanto- y los ábsides de la plaza del Corregidor. «También se hicieron obras en los patines interiores de la residencia de los canónigos y en las terrazas superiores del ala norte y sur», apunta el deán del templo ourensano, José Pérez Domínguez. En esta última década se renovó la capilla de San Juan, en la que está ubicado el retablo del mismo nombre, y el pozo de la catedral, y acaba de terminarse la restauración de la sacristía, un espacio en el que no se realizaban obras desde 1860 y cuyas mejoras se pusieron en marcha en junio del 2020. «Falta tratar la fachada sur y todo el tejado, entre otras actuaciones, pero la verdad es que esperamos que una vez pase el Año Santo se empiecen a destinar más partidas a templos que no sean la Catedral de Santiago», admite el religioso. También espera que se adjudiquen cuanto antes las últimas obras que la Xunta licitó a la Catedral de Ourense, el verano pasado, con una partida económica de 394.000 euros. A partir de ahí tendrían que terminarse en seis meses.

«Este templo es la joya artística más importante de la ciudad y el patrimonio cultural mejor conservado. Está situado además en el centro y corazón de Ourense y merece más atención», afirma el deán.

MIGUEL VILLAR

Una vez se lleven a cabo los nuevos trabajos, la construcción religiosa lucirá nueva cara, ya que la actuación se centrará en la fachada oeste, la principal, que da a la plaza de San Martiño. También afecta a las torres de ese lateral de la catedral, la que se llama como el patrón ourensano y la de As Campás. Se limpiarán en profundidad, se cubrirán los huecos que puedan existir y en aquellos lugares con cornisas y repisas susceptibles de filtración de agua o acumulación de suciedad, se colocará una chapa de cobre para impedir las goteras. «Por culpa de estas filtraciones en la Torre das Campás llevan años colándose humedades hacia el Pórtico do Paraíso», explica Pérez Domínguez.