Estación de Ourense: tarea para seis años


Si nada lo tuerce, ya se vislumbra la posibilidad de que, a principios de 2022, podamos viajar en tren de Ourense a Madrid en dos horas y media. No podremos decir que las vías de Alta Velocidad llegan a Ourense, pues de momento será una sola vía de tres carriles la que, desde Taboadela, usarán los trenes: la corredoira de la vergoña -proyectada en 1927 e inaugurada en 1957- en sus 14 kilómetros anteriores a la ciudad, con 14 curvas como las de Angrois.

Galicia y Ourense tendrán que esperar al año 2027 en que, tras su ejecución, se inaugure el último tramo de la Variante de Alta Velocidad que se inicia en Olmedo, a 328 km de aquí, y que ahora se interrumpe en Taboadela, debido a las dudas, imprevisión y desidia del Ministerio de Transportes (Fomento), pero que ADIF requiere como imprescindible para la operatividad.

Las vías de la estación Empalme se reformaron en el 2020 para recibir a los trenes que llegarán del sureste, por el viaducto. La de ancho estándar (europeo de A. V.) finaliza en dos toperas que se han situado al sur, pegadas al edificio, y las de ancho ibérico (convencionales) se han situado a continuación hacia el norte, para permitir el resto de circulaciones (a Vigo, Santiago y Monforte). ADIF todavía tiene que construir las escaleras mecánicas y pasarelas previstas sobre las vías para facilitar los numerosos transbordos que exige el nuevo plan de servicios, debido al tipo de trenes y los variados orígenes y destinos de los viajeros.

En el 2027 al llegar las dos vías de A. V. que faltan desde Taboadela, lo harán desde el nordeste (por el lado de Monforte) y su ancho será el estándar. El estudio informativo recién aprobado las sitúa al norte de las actuales de ancho ibérico. Es decir: no valen las vías instaladas actualmente para la A. V. (las de toperas). Además faltarán dos vías pasantes y las nuevas vías de A. V. que contempla el E.I. Resumiendo: ADIF tendrá que volver a remodelar la planta de vías de la Estación, con nuevas obras e instalaciones.

El estudio no contempla estación de mercancías en Ourense. Lógico, porque este tipo de tráfico, inexistente en la actualidad, no lo justifica. Además gracias al trabajo de los empresarios del polígono de San Cibrao tendremos una instalación adecuada para esta necesidad en el lugar idóneo, la Ciudad del Transporte. Por tanto, es el momento de que las fuerzas que dicen defender Ourense -administraciones públicas, empresariales, políticas, profesionales y sociales- se movilicen para conseguir que las vías de viajeros de la estación de Ourense se ubiquen, tal y como dice el estudio en el norte de la explanada, pero desplazándolas de tal modo que ocupen la parte que limita con la rúa Arnoia, y se eliminen las inútiles, obsoletas y cochambrosas instalaciones que mantiene ADIF, sin sentido, a costa de la ciudad de Ourense.

Hay seis años por delante. La nueva ubicación de las vías no afecta a la llegada del tren de A. V. ni al funcionamiento normal de la estación, ni al flujo de trenes durante ese tiempo. Son válidas las obras de ampliación que se van a hacer del edificio actual. Y tampoco se requiere ninguna inversión extraordinaria, pues la instalación de las nuevas vías ya está contemplada en el estudio informativo. No hay excusas para no conseguirlo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Estación de Ourense: tarea para seis años