Ella impulsó la familia Formiguiñas

Thamaris Cerqueira está al frente de una casa nido en Dacón, Maside


Ourense

Thamaris Cerqueira tenía 18 años cuando se vino de Brasil a pasar el verano. Estaba estudiando Psicología y venía con la intención de conocer la tierra de sus padres, Lalín, y de vivir una aventura. Se enamoró y ya no volvió. Se mudó a Ourense junto a su pareja, terminó su carrera y tuvieron a su hija Violeta. Por eso hace cuatro años, cuando su pequeña tenía 2 y ella 29, y se enteró del curso de formación de la Xunta para profesionales de casas nido, Thamaris no se lo pensó y se puso a ello.

«Era la oportunidad de conciliar mi vida laboral con la educación de mi niña. Una opción perfecta para trabajar en algo que me encanta y al mismo tiempo poder ser parte activa del cuidado de Violeta», explica. Así puso en marcha en el 2016 Formiguiñas, una casa nido en Dacón, Maside. «La describo como la extensión de la familia. Para mí es mucho más que un trabajo», afirma. En Formiguiñas hay cinco plazas para peques de entre 4 meses y 3 años de edad, que desde que abrió sus puertas están cubiertas. En su estancia, los pequeños trabajan la creatividad y potencian su autoestima, siempre bajo el aura del entorno familiar: «Esa es mi forma de educar, generando un ambiente similar al del hogar, que sea una prolongación en la que no falten la implicación, el amor y, por supuesto, la puesta en valor de la naturaleza y el rural», dice Thamaris. En su casa nido prima el contacto directo con la naturaleza, por eso las actividades son en muchos casos excursiones relacionadas con cada estación. No faltan los idiomas, enseñan inglés y portugués. «Damos un trato individualizado a cada peque, implicando también a su familia en la de Formiguiñas», termina Thamaris.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ella impulsó la familia Formiguiñas