Reabre con dos días de adelanto la línea de tren del Miño tras su último hundimiento

Los últimos desprendimientos y socavones mantenían la ruta cortada desde el 9 de febrero


Vigo

La línea férrea del Miño será reabierta el lunes con dos días de anticipación sobre el calendario estimado por el Adif para acometer los trabajos de refuerzo de los taludes y terreno que se hundieron el 9 de febrero en las inmediaciones de la estación de tren e Crecente. Renfe ha comunicado oficialmente la reposición de los servicios ferroviarios a partir del 1 de marzo desde las 7 horas de la mañana, si bien la operadora estatal de tren advierte a los usuarios que los servicios de primera hora del día podrían seguir siendo encaminados desde la zona de Frieira hasta Ourense, y lo mismo en sentido contrario, por ajustes operativos de horarios y unidades disponibles. 

El primer tren de la mañana seguirá encaminando a sus viajeros por carretera hasta Ourense, lo mismo que todavía anuncia Renfe para el de las 7.42 desde la propia estación viguesa de Guixar. Los de las 9.45, 12.30, 14.35, 15.25 y 18.20 son comercializados ya sin condicionantes por la línea del Miño. 

Las grietas encontradas en un muro situado a unos diez metros del que se levantó en diciembre para reforzar el socavón que se generó entonces obligaron a demoler el refuerzo construido con grandes piedras de mampostería, con el objeto de tener una plataforma desde la que se puedan desarrollar los trabajos dadas las dificultades de acceso a la zona donde se reprodujeron los hundimientos de la vía. Adif ha achacado dichas incidencias a las reiteradas precipitaciones caídas este invierno, si bien desde la Xunta se ha puesto en cuestión la validez del viejo trazado ferroviario que discurre en paralelo al río Miño. La Consellería de Infraestruturas ha advertido que la línea entre Vigo y Ourense «sofre constantes incidencias, polo que cómpre unha acción decidida para modernizar esta liña paralela ao río Miño, dada a súa precariedade, inseguridade e deterioro».

La vía férrea del Miño: un viaje al siglo XIX

pablo gonzález

La Voz recorre la línea ferroviaria entre Vigo y Ourense, donde los operarios de mantenimiento se afanan por reforzar la seguridad en un trazado con múltiples amenazas para la circulación

El río lo es todo entre Ourense y Guillarei. Y más cuando el Miño baja tan lleno de agua, tan caudaloso y desafiante. La corriente golpea contra los muros de protección de la línea ferroviaria del Miño, pues las vías discurren en muchos tramos en paralelo al gran caudal que separa Galicia de Portugal, con apenas unos metros de distancia de la avenida de agua alimentada por las últimas lluvias. Fueron precisamente las abundantes precipitaciones las que el viernes 11 causaron el último susto en esta línea terminada en 1881, y que apenas ha sido reformada en profundidad desde entonces. Un gran socavón dejó las vías en el aire a la entrada de la estación de Frieira (Crecente), dejando la línea impracticable durante seis días y evidenciando que este trazado no es el más adecuado para que circulen los trenes de larga distancia del sur de Galicia en la nueva era de la alta velocidad. ¿Qué habría pasado si un tren lleno de viajeros hubiera pasado justo en ese momento por ese punto?

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Reabre con dos días de adelanto la línea de tren del Miño tras su último hundimiento