El fútbol que se perdió en el Ourense que se vacía

En la provincia, 45 de los concellos no tienen equipos federados por el éxodo de los jóvenes y las dificultades para captar jugadores


Ourense / La Voz

En el campo del antiguo equipo de fútbol del Caldelao, la puerta trasera que da acceso al recinto sigue abierta. También la del vestuario para el equipo visitante, como si alguien hubiese dejado una invitación a volver. Mientras, en el cuartito habilitado para los árbitros, el banderín del linier continúa depositado sobre las perchas, esperando a un nuevo partido, que no llega. Hace ya dos años que no hay pitido inicial en el estadio de Castro Caldelas, donde la maleza se traga el césped de un club que llegó a tener 700 socios en la década de los ochenta.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

El fútbol que se perdió en el Ourense que se vacía