La Diócesis de Ourense cree que las normas de la Xunta respecto al covid-19 lesionan el ejercicio individual de la libertad religiosa

La Voz OURENSE

OURENSE CIUDAD

Miguel Villar

El Obispado establece nuevas normas para asistir a las iglesias en los concellos afectados por las restricciones

08 nov 2020 . Actualizado a las 13:54 h.

La vicaría general de la Diócesis de Ourense ha publicado una nota pastoral ante las nuevas medidas de la Xunta para hacer frente a la crisis sanitaria por el covid-19 en la que afirma que lesionan el ejercicio individual de la libertad religiosa, sancionado en la Constitución Española. Critican que el decreto 19/2020 publicado en el DOG limite la permanencia de personas en lugares de culto y manifiestan que la Iglesia en Ourense, desde que apareció esta crisis sanitaria, «no solo ha cumplido con toda la normativa emanada por la autoridad competente, sino que además se ha mostrado proactiva en el alivio de las consecuencias sociales de esta pandemia y seguirá haciéndolo». Aún así, afirman que en solidaridad con el personal sanitario y con aquellos sectores sociales que están sufriendo las consecuencias se establecen, por imperativo legal, nuevos criterios para fieles y cultos. En los ayuntamientos de Ourense, Amoeiro, Barbadás, Coles, O Pereiro de Aguiar, San Cibrao das Viñas, Toén, Xinzo de Limia, Carballiño y Verín, desde las 00.00 horas de este sábado hasta las 15.00 horas del 4 de diciembre, la asistencia a lugares de culto será de 25 personas como máximo, para todo tipo de celebraciones religiosas y la capacidad máxima deberá publicarse en lugar visible. Explican que no se podrá utilizar el exterior de los edificios ni la vía pública para la celebración de actos de culto y que hay que seguir manteniendo las mismas medidas sanitarias que hasta el momento están en vigor relativas a la distancia de seguridad, uso obligatorio de mascarilla, limpieza de manos con gel hidroalcohólico y desinfección del espacio después de cada uso.

En el resto de los ayuntamientos de la diócesis no se podrá superar el aforo del 50 %, respetando en todo caso el límite de 50 personas para todo tipo de celebraciones religiosas. La capacidad máxima deberá publicarse en lugar visible y evitar las aglomeraciones a la entrada y salida de los lugares de culto.  «Debido a estas medidas restrictivas, aconsejamos que la catequesis, encuentros formativos y reuniones pastorales de cualquier tipo se lleven a cabo a través de los medios y recursos digitales», afirman.