Alcaldes del área de Ourense temen contagios importados de la capital

c. andaluz / m. cobas OURENSE/ LA VOZ

OURENSE CIUDAD

Santi M. Amil

Los regidores critican que las medidas se tomen en concellos con pocos casos

05 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El sábado a las 00.00 horas estarán prohibidas las actividades no esenciales en Ourense, Amoeiro, Barbadás, Coles, O Pereiro, San Cibrao, Toén, Verín y Xinzo, además de en O Carballiño, donde esta limitación ya estaba vigente. La Xunta cierra perimetralmente estos concellos, por lo que solo se podrá salir (o entrar) para cuestiones sanitarias, laborales o de fuerza mayor (como cuidado de mayores o dependientes). En el área que rodea a la ciudad el cierre es comarcal, por lo que en el caso de los vecinos de Ourense y Barbadás verán ampliado el perímetro en el que pueden moverse. Por contra, los residentes en O Carballiño, Verín y Xinzo de Limia solo podrán hacerlo dentro de su ayuntamiento. El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, no quiso entrar a valorar esta medida que afirma que acata y el resto de regidores tiene opiniones diferentes.

 Xinzo

Falta de información. La alcaldesa, Elvira Lama (PSOE) señala: «No entendemos muy bien esta decisión. Y lo hace en villas como esta en la que no tenemos tasa de incidencia tan alta. Hoy en Xinzo tenemos 47 casos, los mismos que ayer y antes de ayer y llegamos a tener el sábado 49. Estoy profundamente cabreada». La regidora critica la falta de información y transparencia del gobierno gallego. «Nos parece que cerrar la hostelería en sitios donde la incidencia no es tan alta viene derivada por problemas mayores, que no quieren decir ni contar, y que tienen que ver con la saturación y el absoluto colapso de las áreas sanitarias».

 Verín

Más ayudas. El teniente de alcalde, Diego Lourenzo (BNG), acata la decisión pero puntualiza: «En todo caso, chegounos por sorpresa, porque levamos unha semana baixando progresivamente os casos, 31 nunha semana. Acatamos a medida con resignación e preocupados polos sectores económicos». Lourenzo recuerda que la hostelería de Verín ya cerró de forma voluntaria, pero significó que esta decisión vino acompañada de ayudas por parte del Concello, por lo que cree que la Xunta debería haber presentado soluciones.

 O Carballiño

Medidas paliativas. La villa del Arenteiro es el modelo a seguir, según Núñez Feijoo, para rebajar los contagios. El alcalde, Francisco Fumega (PSOE), señaló que las buenas cifras se deben a la responsabilidad de los vecinos. «Levamos 12 días seguidos baixando 10 casos diarios pero isto ten como contraprestación que a actividade económica quedou totalmente tocada, por iso solicitei ó presidente que cando se aplique este modelo hai que pór en marcha medidas económicas», explica.

 Pereiro de Aguiar

Menos casos, más restricciones. «¿Cómo voy a explicar a mis vecinos que hay muchos menos casos y va a haber más restricciones?». El alcalde, Luis Menor (PP), afirma que la confianza en el comité clínico es total pero señalaba que hay cosas que son difíciles de comprender, entre ellas que se cierre perimetralmente la comarca ourensana, permitiendo a los de la ciudad llegar hasta concellos limítrofes.

 San Cibrao das Viñas

Responsabilidad. El regidor, Manuel Fernández (PP), cree que las medidas son acertadas y simplemente afirma que debe ser responsabilidad de todos respetarlas, entre ellas el uso de la mascarilla y la distancia social.

 Toén

Gran impacto. «Desde el punto de vista económico tiene un impacto grande y la hostelería es una parte importante de la vida social, pero hay una necesidad», dice el regidor de Toén, Ricardo González (PP), que aconseja a sus vecinos viajar lo menos posible a la capital ourensana.

 Coles

Miedo a contagios. El alcalde de Coles, Manuel Fernández (PSOE) está indignado. Señala que la hostelería del municipio no es un foco de transmisión del virus y recuerda que todos los casos que hay en la localidad, 11, son importados. «Asumimos la situación pero va a venir gente de la capital a su segunda vivienda», dice preocupado.