Le inmovilizan el coche tras «soplar», llama a un amigo y este también da positivo

La Guardia Civil verificó que la conductora, oriunda de Ourense, triplicaba la tasa de alcoholemia


Pontevedra / La Voz

Este domingo, una patrulla del destacamento de Tráfico de Vilaboa, en el marco de un control preventivo en la N-554, dio el alto a una conductora, vecina de Ourense, que dio positivo. De hecho, si el límite legal está en 0,25 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, la conductora lo triplicó al alcanzar una tasa de 0,81: «Más de tres veces la tasa mínima permitida, por lo que procedió a investigar a la misma por un delito contra la seguridad vial», incidieron desde la Comandancia de Pontevedra.

Añadieron que, como consecuencia de las diligencias instruidas y remitidas al juzgado de guardia de Cangas, la infractora puede enfrentarse a pena de prisión de 3 a 6 meses, multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días. Asimismo, «el hecho lleva aparejado la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años».

En paralelo a estas diligencias, los agentes procedieron a inmovilizar el vehículo, por lo que la investigada llamó a un amigo de Vigo para que se desplazase a recogerla. La sorpresa saltó cuando esta persona, al llegar al punto donde se había habilitado el control, fue requerida para realizar la prueba de alcoholemia y, al igual que su amiga, dio positivo.

En su caso, en todo caso, al arrojar una tasa de 0,31, solo se expone a tener que pagar una sanción administrativa de quinientos euros, calificada como de muy grave, y la perdida de cuatro puntos de su permiso de conducción.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Le inmovilizan el coche tras «soplar», llama a un amigo y este también da positivo