«Los gallegos siempre fuimos muy conservadores a la hora de invertir»

El agente inmobiliario Juan Carlos Moreiras sigue la pasión familiar, que se remonta a hace casi 200 años


ourense

«El ámbito inmobiliario forma parte de mi ADN». Puede parecer una frase hecha, pero la reflexión de Juan Carlos Moreiras (Ourense, 1965) tiene una base documental en su familia de unos dos siglos. Estudió durante trece años en el colegio Maristas de Ourense, del que guarda un gran recuerdo. Completó su formación académica en Madrid, entre el colegio de los Agustinos en San Lorenzo del Escorial y la Complutense. También se sacó dos másters, uno en asesoría fiscal y otro en derecho inmobiliario. «Simultaneaba mis estudios con un trabajo en un despacho de abogados. Fueron años duros, porque me acostaba a las dos de la madrugada y me levantaba a las seis de la mañana», recuerda. Su primer empleo remunerado, sin embargo, llegó un poco antes, como repartidor de periódicos en Sheffield (Inglaterra).

El apellido Moreiras quedó definitivamente ligado al mundo inmobiliario en 1958. Ese fue el año en que su padre, Abelardo Moreiras, empezó a desarrollar la profesión, tanto en la vertiente de promoción de edificios como en la intermediación. «En la ciudad hemos construido unos quince edificios en el ámbito del centro. Juan XXIII, Concejo, Alameda, Celso Emilio Ferreiro o en el edificio Viacambre, de la calle del Paseo, del arquitecto Juan de la Cruz», explica. A título personal, Juan Carlos Moreiras también realizó promociones en el norte de Madrid hasta el año 2007. Con la crisis del sector, dejó un poco de lado esa vertiente. «No es que no se hagan promociones, sino que estudiamos caso por caso y más con la crisis del covid», indica.

Además de trabajar en su agencia, Juan Carlos Moreiras preside desde el año 2005 el Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria. Es, por tanto, una voz más que autorizada para trazar una imagen precisa del sector en tiempos de coronavirus. Asegura que es un momento idóneo para plantearse invertir en este campo: «En Ourense tenemos un gran apego a la propiedad. En la idiosincrasia gallega y, especialmente, ourensana toda la temática de fondos de inversión y productos de carácter bancario los miramos con mucho recelo. Preferimos un producto de tipo tradicional con números muy sencillos. Si compramos una vivienda de buena calidad en 1960 y valía 6.000 euros, hoy, si la vas a vender, con todas las crisis que se pasaron por medio, esa propiedad es muy posible que tenga un valor superior a los 200.000 euros. Los gallegos somos muy conservadores en este sentido».

El mercado inmobiliario con la crisis del covid ha introducido pequeñas variables, según señala Juan Carlos Moreiras: «Hay una vuelta al rural. Se está buscando más amplitud, el aire libre y que se combinen espacios más amplios dentro de la vivienda y un poco de expansión fuera. Otro cambio importante es que antes solo queríamos una casa a medida y ahora se puede ofrecer una propuesta que, con pequeños retoques, se pueda hacer nuestra».

Pero qué debe de tener una propiedad para tener éxito en el mercado. Eso casi es como la fórmula de la Coca-Cola, pero el agente inmobiliario da unas claves: «Cada propiedad es diferente. La clave es que tenga un precio adecuado. El éxito es saber explicar cuáles son los pros de la vivienda y no ocultar las dificultades que tenga. Siempre hay un denominador común en cada compra y en cada venta, que es lo que se llama la razón verdadera. Eso es lo que hace que un inmueble que no te sirve bajo ningún concepto para otra persona sea la ideal. Las propiedades se analizan en torno a tres factores: la situación, la capacidad interior que tenga y el precio. Nosotros solo ofertamos aquellas que cumplan el 70 % de la parte compradora. Luego siempre hay que sacrificar algo en alguna de esas tres variables, es muy difícil que una vivienda encaje como un zapato».

Pese a ser una empresa con tradición no deja de lado, ni muchos menos, la innovación. Moreiras está detrás de Optimiza, una empresa que es una calculadora de presupuestos en portales inmobiliarios. Otra diversificación es Invertalia, que está destinada a la adquisición de viviendas en precio bajo con el destino del alquiler con rentabilidades con un mínimo de un 6 %.

Un apasionado de la batalla de Trafalgar y fiel a los Sanfermines

Juan Carlos Moreiras es un apasionado de la arqueología y de la historia del arte. En apenas cinco minutos es capaz de contarte un sinfín de anécdotas de la batalla de Trafalgar sobre la que realizó un amplio estudio de la derrota hispano-francesa ante la armada británica. «Ahora la gente dice que las cosas cambian muy rápido, pero esa batalla en apenas seis horas cambió la historia de los siguientes 200 años», explica. Entre sus aficiones también se encuentran los deportes. Fue competidor en la Escuela Castellana de Esgrima en las modalidades de florete, sable y espada durante diez años. Y si hablamos de tradiciones, una de las más arraigadas para Juan Carlos Moreiras tiene que ver con su cita anual el 14 de julio en Pamplona con los Sanfermines para participar en el encierro de los Miura. «Me pongo una chaqueta azul marino como respeto por esa ganadería. Es una tradición muy arraigada entre ingleses y británicos», señala el ourensano.

DNI

Quién es. Juan Carlos Moreiras nació en Ourense en el año 1965.

Profesión. Agente de la propiedad inmobiliaria.

Su rincón. La puerta del colegio de Maristas le trae a Juan Carlos recuerdos de los trece años que pasó en el centro. «Es sinónimo de orden, de disciplina y hasta de libertad. Tengo una gran relación con todo el profesorado y grandes amistades entre muchos de los alumnos. Fueron como una familia para mí entre 1970 y 1983».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Los gallegos siempre fuimos muy conservadores a la hora de invertir»