«Presencial o a distancia, el desarrollo del curso académico está garantizado»

Miguel Michinel, secretario general de la Universidad de Vigo, destaca que el campus de Ourense afronta el curso con un repunte en la matrícula


OURENSE / LA VOZ

La Universidad de Vigo afronta el curso más atípico de su historia. Desde hace algunos días los alumnos han ido incorporándose a la vida académica bajo las restricciones que impone el covid-19, con un día a día que conoce bien el docente ourensano Miguel Ángel Michinel (Ourense, 1964). Desde su cargo de secretario general de la institución académica, garantiza que las aulas serán un lugar seguro y que la universidad está preparada para afrontar, en su caso, futuras restricciones.

-Desde su cargo, ¿cuáles son las prioridades ahora mismo?

-Es un trabajo diverso, que tiene que ver con certificaciones de documentos, con la parte jurídica, con archivo. Últimamente ha habido dos retos importantes, la adaptación a la legislación de protección de datos y la administración electrónica; de hecho, el inicio del confinamiento fue el mismo día que inauguramos la sede electrónica, por lo que nos vino bien para hacer frente a situaciones que vivieron después.

-¿Cómo valora la respuesta que dio la Universidad a la comunidad educativa durante la pandemia?

-La institución, en general, creo que respondió bien, e incluso en algunas ocasiones estuvimos en vanguardia con algunas decisiones que se fueron tomando. Teníamos la ventaja de contar con el campus remoto, que nos permitió adaptarnos bien a la situación de docencia virtual. Hay que reconocer que todo el mundo se implicó, hubo un gran esfuerzo colectivo por salir adelante y creo que en general la investigación y la docencia no se vieron afectados, que era lo fundamental.

-¿Y cómo se afronta ahora el regreso a las aulas, que ya es inminente?

-Se han seguido tomando medidas; el verano permitió planificar lo que iba a ser el inicio del curso y en las presentaciones que se están haciendo ya a los alumnos se les dan una serie de normas y con un reparto de mascarillas, como un regalo pero para que sean conscientes de que ellos también tienen que poner de su parte. También se ha mejorado o perfeccionado el sistema de campus remoto, se van a hacer pruebas PCR... Creo que estamos haciendo todo lo que está en nuestras manos para garantizar el inicio razonable del curso. El sello distintivo de la universidad es la presencialidad, nos interesa que la docencia sea la tradicional, así que intentaremos mantener eso en la medida que las circunstancias lo permitan.

-En algunas titulaciones va a haber rotaciones...

-Lo que tiene la universidad es que es una estructura muy variada. Cada centro es diferente, unos tienen más alumnos y otros menos; unos tienen más prácticas que otros... hay situaciones tan singulares que es difícil dar un molde único para todos, y en ese sentido se ha tratado de que todos los centros participen en las soluciones para adaptarlas. Hay esa idea central de la rotación, pero habrá centros en los que todo será presencial desde el inicio, hasta que se vaya viendo como se desarrollan las circunstancias.

-La mascarilla sí va a ser obligatoria dentro de las aulas

-Sí va a ser así porque nosotros tenemos que seguir las recomendaciones del Gobierno central y de la Xunta.

-¿Perciben preocupación o inquietud por parte de la comunidad educativa?

-No creo que haya temor, aunque cada uno tendrá su propia visión, pero sí una precaución lógica que entiendo que es conveniente que exista, porque si de repente nos olvidamos de todo lo que está pasando... la universidad tiene que tener especial cuidado para poner todos los medios necesarios, dado que vamos a tener grupos que se van a reunir en un espacio cerrado. Pero creo que en general toda la comunidad está respondiendo bastante bien.

-¿Ha habido que hacer muchos cambios en los centros para adaptarlos a la nueva situación?

-En algunos apenas ha habido que intervenir y en otros sí se han hecho modificaciones para adaptarlos al Campus Íntegra, que es un sistema que permite la simultaneidad de la docencia presencial y remota, para que unos alumnos y otros estén en igualdad de condiciones. Eso ha obligado a hacer cambios en las aulas y luego ha habido que aprovechar para docencia espacios que antes no lo eran, para adaptarnos y respetar las medidas de distancia social.

-En caso de que la situación sanitaria empeorase, ¿la universidad estaría preparada para afrontar el curso con las aulas cerradas?

-Sin duda. Ya fue así durante el confinamiento, que nos vino sobrevenido, así que ahora ya estamos más preparados. Incluso en titulaciones más complejas, porque requieren prácticas más concretas, está garantizado un normal desarrollo de las clases hasta que se acabe el curso.

-A nivel de matrícula, ¿este año como está la situación en el campus de Ourense?

-Este curso la situación es francamente buena. Incluso hemos batido un récord de matrícula y estamos bastante satisfechos de como ha ido, ya que ya desde las primeras convocatorias se percibía mucho interés por parte de los alumnos para inscribirse.

-¿Ha podido influir en eso el covid-19?

-Puede ser que haya influido, por que a parte de la dimensión sanitaria que tiene la situación actual, también tiene la parte económica, y en algunos casos si puedes estudiar algo en tu lugar de residencia o donde vive tu familia, quizás optas por quedarte y no irte fuera; habría que estudiarlo, pero entiendo que quizás la pandemia haya tenido que ver en los datos de matrícula.

-En cuanto al debate sobre la ampliación del mapa de titulaciones en el campus de Ourense, ¿hay ya sobre la mesa alguna propuesta en este sentido?

-La apertura del mapa de titulaciones es algo que depende de la Xunta. Lo que sí hace el equipo rectoral es, sobre la base de la futura apertura de titulaciones, trabajar en el perfil del campus y en aquellas que más se pueden adaptar. Va a haber una titulación nueva para el campus, que ya está en fase de exposición pública de la memoria, que es la de Relaciones Internacionales, que se consiguió al margen de esta apertura del mapa, pero cuando llegue el momento, el rectorado pondrá sobre la mesa aquellas que sean mas adecuadas.

-¿Se puede avanzar alguna?

-No, y no porque no existan, sino porque no depende solo de lo que haga una universidad concreta, que a veces una propone una titulación para un campus y se va para otro. Y además creo que tampoco conviene enseñar todas las cartas, porque puede haber titulaciones que se les antojen a otros, no es nuevo que hay una cierta competencia por conseguir las mejores carreras. Pero desde el equipo de gobierno se trabaja en mejorar el mapa de titulaciones de los campus, y desde luego también el del la provincia de Ourense.

«Es difícil encontrar gente que participe en la organización académica. Creen que no compensa»

Miguel Ángel Michinel, doctor en Derecho, acumula una amplia experiencia docente e investigadora en el campus de Ourense. Ha sido profesor, de hecho, en todas las promociones de la facultad de Derecho. Ahora su carrera suma un nuevo hito, tras haber logrado hace tan solo unos días una cátedra de Derecho Internacional Privado. Es el primer gallego que la logra.

-Llevaba ya varios años acreditado nueve años, pero por la crisis económica se fue retrasando la salida de la plaza en la Universidad de Vigo. La plaza se publicó en el BOE justo el día que se decretó en confinamiento y de nuevo quedó el tema parado. Ahora se tomó la decisión de celebrar la convocatoria de forma íntegramente virtual, lo que supuso un pequeño reto tecnológico, pero todo salió bien.

-¿Qué cuestiones aborda el Derecho Internacional privado?

-Se refiere a las relaciones transfronterizas entre particulares. Contratos, divorcios, testamentos internacionales. En el marco del covid-19, todo lo relacionado con las devoluciones de los billetes de avión a los consumidores por la suspensión de vuelos internacionales lo estudia el derecho internacional privado.

-¿Algún proyecto en marcha?

-En el ejercicio de cátedra hay que mostrar líneas futuras de investigación y yo puse de relieve algunas. Ya que en Ourense va a haber una apuesta por la inteligencia artificial, una de las líneas son los aspectos jurídicos que tiene la inteligencias artificial, si un médico opera con un robot a distancia, ¿quien tiene la responsabilidad si el paciente muere? También esta el comercio de los recursos genéticos, todos los aspectos relativos al comercio en las plataformas digitales. Hay que entender que todos los ámbitos jurídicos pueden contribuir al crecimiento económico de la región.

-Ahora es secretario general de la universidad y antes fue decano de Derecho. ¿Cree que todos los docentes se deben implicar en la organización académica?

-Es imprescindible que todos los que estamos en la comunidad universitarios nos demos cuenta de que además de dedicarnos a enseñar e investigar, todo eso debe sustentarse en un apoyo administrativo que alguien tiene que gestionar. Lo que sí es cierto es que es difícil encontrar gente dispuesta a dar ese paso, porque a veces piensan que no compensa y hasta cierto punto pueden tener razón. El plan Bolonia, desde luego, ha supuesto una carga de gestión añadida grande.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Presencial o a distancia, el desarrollo del curso académico está garantizado»