Adiós a don Emilio

Falleció en Vigo Emilio Lorenzo, que fue párroco de Santo Domingo durante más de cuarenta años


Ourense

Falleció en Vigo Emilio Lorenzo Rodríguez, párroco que fue de Santo Domingo por más de cuarenta años. Nació en Santa Baia de Anfeoz en 1926. Estudio en los seminarios de Ourense y fue ordenado sacerdote en 1950. En sus primeros años ejerció el ministerio sacerdotal en la parroquia de Nuestra Señora del Pilar de los Peares (1950), en la parroquia de santa Eufemia del Centro (1953) y en la parroquia de Nuestra Señora de Fátima (1955), anteriormente de San Francisco de Regis.

Como consiliario de los cursillos de cristiandad fue uno de sus principales impulsores. Era la gran novedad en la pastoral de las diócesis de toda España. A don Emilio se le conocía como orador, que hablaba al corazón.

Como párroco de Santo Domingo (1962) destacó como hombre abierto a las nuevas corrientes de pastoral en la Iglesia, dando responsabilidad a los laicos y contando con ellos en las programaciones pastorales de Santo Domingo. Tuvo a su lado grandes colaboradores. Ellos se responsabilizaban de organizar la catequesis, las campañas económicas en favor del Seminario, en favor de las misiones y en favor de Cáritas. Y, también hay que decirlo, contó siempre con sacerdotes muy cualificados, gracias a los cuales la tarea pastoral cundía en eficacia.

Santo Domingo contó con el movimiento junior de Acción Católica (rutas en Ourense) de gran prestigio.

Por medio de las peregrinaciones parroquiales, que organizaban a los distintos países de Europa, daban cohesión y entidad a la comunidad parroquial, a la vez que llevaban a los emigrantes un abrazo de la tierra y saludos de sus familiares. La tuna de Santo Domingo jugó siempre un gran papel en la pastoral juvenil. Muy valorada en distintos los países, pues daban siempre algún concierto en sus peregrinaciones.

Don Emilio fue el fundador del Club Santo Domingo, ubicado con sus instalaciones en A Derrasa. Su idea procedía del norte de Italia, donde las parroquias tenían y tienen su palestra (lugar de deporte, de formación permanente, de promoción cultural y religiosa). San Carlos Borromeo fue uno de los impulsores de este método pastoral, innovador para aquellos tiempos y también para los actuales. Por último, compró el cine Mari para equipar a la parroquia de Santo Domingo con las mejores instalaciones en la actividad evangelizadora eclesial.

¡Que en paz descanse el que tanto hizo por la evangelización de sus gentes!

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Adiós a don Emilio