«Si se invierte en investigación, habrá capacidad de respuesta en las crisis»

Gil Garrote, decano de la Facultad de Ciencias del campus de Ourense, aboga por acercarse a los institutos para ganarse los jóvenes del futuro

Gil Garrote es decano de la Facultad de Ciencias del campus de Ourense
Gil Garrote es decano de la Facultad de Ciencias del campus de Ourense

OURENSE / LA VOZ

La Facultad de Ciencias del campus de Ourense cierra una semana marcada por el reconocimiento brindado, un año más, por el ránking de Shanghái. El decano, Gil Garrote (Ourense, 1971), avisa de que la buena salud y el porvenir del centro pasa por dejar una semilla en los institutos para despertar el interés de los futuros estudiantes. «Ya se está haciendo, pero redoblaremos la apuesta por traer a los alumnos de bachillerato físicamente aquí, porque con las visitas y haciéndoles sentir parte de esto ganamos un plus», indica.

-¿Qué han detectado entre los jóvenes que acuden a las visitas?

-A los alumnos de bachillerato, las titulaciones de Ciencia y Tecnología les pueden tirar para atrás en algunos casos porque hay quien las ve como más áridas y difíciles. Se conformó el STEM, en cierta forma, para paliar esa posible falta de vocación. Y la realidad es que hacen falta personas cualificadas en esas áreas de cara al futuro. Lo que pretendemos es traer a los jóvenes a la facultad, mostrarles los experimentos y los laboratorios y que se acerquen al mundo científico.

-Pero a España le sigue costando retener a su talento científico. Si se forma, ¿por qué se deja ir?

-Porque la inversión en I+D es poca. Después de la crisis económica del 2008, la mayoría de los países apostaron por dar un giro en ese aspecto, pero España no. Y no es por un color político. Puede que haya partidos con mayor afinidad hacia un tema u otro, pero las carencias vienen de hace varias décadas atrás. Cuando se metió dinero en investigación fue porque la Unión Europea la dotaba, no porque fuesen apuestas propias.

-Se habla de traer de vuelta a los investigadores y profesores que hay en el extranjero. ¿Hay espacio para todos en las universidades si también se impulsa al alumnado?

-Probablemente no. La cuestión es que en el extranjero hay gente con buenos trabajos relacionados con esto, pero el sistema debería permitir que la gente que se forma y vale, pueda quedarse. Con un buen alumno, los profesores suelen ayudar para que consiga alguna beca o haga estancias en el extranjero. Yo hice una en Canadá y encontrar empleo allí era relativamente sencillo, pero la gente quiere volver porque es de aquí y hay una buena calidad de vida. Pero normalmente se marcha por falta de oportunidades, no solo por ese impulso juvenil de querer descubrir cosas nuevas en otros países.

-¿Por dónde pasa el margen de mejora en esta cuestión?

-Es sencillo. Si se invierte más dinero en los grupos de investigación tendremos capacidad para dar una respuesta adecuada en cuestiones delicadas, como pudo ser esta crisis sanitaria. Y pondré un ejemplo: durante la epidemia no la tuvimos a la hora de hacer test PCR porque no existía una industria sobre eso, mientras en Alemania y Corea del Sur sí. En los hospitales y universidades hay gente realmente buena, pero faltan equipos y una buena política de captación de personal humano.

-¿Cómo valoran el reconocimiento del ránking de Shanghái al área de tecnología de los alimentos?

-Es uno de los más prestigiosos del mundo. Antes miraban más las universidades en su conjunto y, desde hace cuatro años, evalúan también cuestiones sobre disciplinas específicas y grupos e investigación. En la Universidad de Vigo destacamos, por ejemplo, en Oceanografía y Telecomunicaciones. Y Tecnología de los Alimentos, que se trabaja fundamentalmente desde Ourense, también tiene algunas sinergias con grupos de Química y Biología en Vigo, o la Escola de Enxeñaría Forestal de Pontevedra. ¿Que cómo funciona esto? La universidad es bastante anárquica sobre esto, en el buen sentido.

Hay bastante libertad para que puedas investigar con quien tienes afinidad o intereses comunes, y de ahí nacen estas propuestas. La parte tecnológica de los alimentos tiene mucho futuro, porque implica un análisis para determinar cuáles son o no seguros, y sus procesos correspondientes. Y eso está más de actualidad que nunca.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Si se invierte en investigación, habrá capacidad de respuesta en las crisis»