«Tenía mucha ansia de venir al campamento y romper la monotonía»

La primera semana de las Mañás de Verán termina con padres y niños contentos y tranquilos

Medidas de seguridad con los pequeños en las Mañás de Verán de Amencer
Medidas de seguridad con los pequeños en las Mañás de Verán de Amencer

Ourense

La asociación juvenil Amencer ya ha superado la primera semana de las Mañás de Verán y lo ha hecho con éxito. Lo prueban los más de 120 niños que participaron en la iniciativa, especialmente tratándose del verano más atípico de los quince que llevan desarrollándola. Los protocolos diseñados por el equipo de Amencer y todas las medidas de precaución implantadas han ayudado a que los padres se muestren tranquilos y convencidos de la seguridad de sus hijos. «Tenemos total confianza en dejarlo aquí. Nuestro hijo tenía mucha ansia por venir al campamento y romper con la monotonía. Ahora está alegre porque aquí se divierte y también vive nuevas experiencias», dice Eduard Adrianzén.

Después de dos meses de confinamiento y terminadas las clases, aunque este último tiempo hayan sido online, los pequeños reclamaban actividad. Esto es lo que piensa Sabela Fernández, mamá de Lucía, que acude por primera vez a las Mañás de Verán: «Llevaba tantas semanas encerrada y sin ir al cole que me pareció que era fundamental traerla para que retomase un poco la actividad y para que pudiese estar de nuevo con sus amigos». Sabela afirma que está absolutamente tranquila y feliz de ver a su hija disfrutando: «Es que no tengo ninguna duda de que está en buenas manos. Ahora solo sabe hablar de lo que hace aquí, de las salidas o de las manualidades, y está supercontenta. Es más, a partir de ahora ya la voy a traer cada verano».

El uso de mascarillas por parte de monitores y de padres es obligatorio, al que también se suman los niños voluntariamente en las entradas y salidas de la actividad de Amencer, que este año tiene un margen de tiempo mayor para evitar aglomeraciones. «La verdad es que la concienciación es general. Esta es la primera vez que se separan los grupos para mantenerlos en patios y aulas diferenciadas, pero todo el mundo está colaborando y eso facilita mucho que las cosas salgan bien», admite Dani Gallego, voluntario en la asociación juvenil desde hace varios años. Afirma que hay menos niños de lo habitual aunque el balance siga siendo alto y se espera que el número se incremente en las próximas semanas. Yeniffer Barceló, madre de Víctor, de cuatro años, y embarazada de la que se convertirá en su hermanita pequeña, lo apuntó el primer día. «Él ya había venido más veces y, por supuesto, quería repetir. Vine a la reunión con los organizadores y la verdad es que no tuve dudas, sé que su prioridad es la seguridad de mi hijo», explica. «Ahora Víctor no para de repetir que hay que lavarse las manos y que no podemos acercarnos mucho a los otros niños, así que se lo enseñan bien», concluye.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Tenía mucha ansia de venir al campamento y romper la monotonía»