2000: El fútbol golpeó al Ourense, que se quedó sin ascenso a una Segunda División de lujo

El equipo rojillo cayó por la mínima ante el Real Jaén en O Couto después de desperdiciar innumerables ocasiones

Los jugadores del CD Ourense, desolados tras perder con el Real Jaén y quedarse sin ascenso a Segunda
Los jugadores del CD Ourense, desolados tras perder con el Real Jaén y quedarse sin ascenso a Segunda

Ourense

«Los rojillos desperdiciaron un carrusel de oportunidades y entregaron el ascenso a un Jaén que sentenció de penalti a falta de cuatro minutos». Era el conciso subtítulo a la crónica de X.R. Castro aquel 26 de junio del 2000, cuando el Ourense dejó escapar el penúltimo tren para conseguir regresar a la Segunda A. El partido lo dominó el Ourense, con innumerables ocasiones, pero fallando lo imperdonable. «Emergió el Ourense de las grandes ocasiones. El equipo descarado que busca la portería contraria a base de triangulaciones y aperturas a la banda izquierda. Pero los dioses le dieron de nuevo la espalda». Porque después de enumerar ese carrusel de oportunidades, la crónica de La Voz concluía que el Real Jaén fue el que tuvo el acierto al final «de un partido loco y cuando se había quedado con diez por expulsión de Tocho». Sierra transformó la pena máxima que enterró al Ourense, pues los rojillos ya no reaccionarían en los diez minutos que aún duró el partido. La victoria del Torrelavega en Cantabria daba el ascenso a los andaluces. Aquel Ourense, entrenado por Fuertes y con Rois en la presidencia, tenía una plantilla de lujo con los vascos Garitano, Lanbea o Agustín, Dani Cobo, o Djurdjevic y se perdió el ascenso a una Segunda también de lujo en la que estaban el Atlético de Madrid, el Sevilla o el Betis.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

2000: El fútbol golpeó al Ourense, que se quedó sin ascenso a una Segunda División de lujo