Poco ambiente y brotes verdes

Una tienda de muebles y una de ropa abren sus puertas en plena desescalada

Imagen de este lunes en la tienda Liquidación Ourense de la calle Santo Domingo
Imagen de este lunes en la tienda Liquidación Ourense de la calle Santo Domingo

Ourense

Las fases de la desescalada avanzan paulatinamente en Ourense, pero en la milla de oro de la ciudad todavía hay un gran porcentaje de negocios sin abrir. Este lunes tenían la posibilidad de volver al trabajo todos aquellos establecimientos de más de 400 metros cuadrados con la condición de limitar el espacio a esa dimensión, pero en la calle del Paseo solo Zara optó por ello. H&M, Sprinter, Cortefiel o Sfera permanecen cerradas mientras la actividad comercial se mantiene en tiendas como 4 Elementos, Bimba y Lola, Purificación García o David & Delfín.

Las administraciones de Lotería de toda la provincia abrieron de nuevo sus puertas también este lunes, exceptuando las que se encuentran ubicadas en centros comerciales. Y los pequeños comercios tienen desde ayer la oportunidad de aplicar descuentos o promociones a sus productos, algo de lo que han echado mano solo unos cuantos empresarios. Aún así, los ourensanos no salieron en busca de las rebajas si no más bien a comprar productos concretos o a hacer recados puntuales.

La sorpresa para muchos fue encontrarse con la inauguración de un nuevo local en la calle de Santo Domingo. Parece que incluso durante la crisis del coronavirus asoman brotes verdes. Se trata concretamente de la sexta tienda de muebles que la empresa Liquidación Ourense abre en la provincia. «Es un proyecto que comenzó antes de decretarse el estado de alarma y en el que confiamos tanto, que a pesar de la vorágine hemos querido seguir llevándolo a cabo», explica Estrella Muñoz, encargada de los establecimientos. Fueron varios los ourensanos que visitaron este lunes la tienda de Santo Domingo. «La verdad es que estamos muy contentos y tanto en este como en el resto de nuestros locales tenemos una buena afluencia de clientes», afirma.

Roseta Miguélez, en su tienda Momo situada en la rúa da Paz
Roseta Miguélez, en su tienda Momo situada en la rúa da Paz

Otra tienda que estrena ubicación durante la desescalada es Momo, un comercio de ropa y complementos dirigido por Roseta Miguélez que desde hace una semana se encuentra en la esquina de la calle de la Paz con la plaza del Hierro. «El negocio está a punto de cumplir dos años lo que pasa es que estábamos situados en la rúa San Miguel y justo antes de comenzar el estado de alarma hicimos la mudanza», explica. «Estamos encantadas porque aquí tenemos muchísima más visibilidad y disfrutamos de una mayor afluencia de clientes», explica Roseta. A ello atribuye esta emprendedora ourensana el hecho de no estar notando especialmente la crisis del coronavirus en sus cuentas. «Las ventas han mejorado con el cambio de localización, es algo que nos está beneficiando mucho», finaliza.

Varios comercios de más de 400 metros cuadrados optan por no abrir

Los pequeños comercios comenzaron su reapertura la semana pasada aunque a partir de este lunes tenían la posibilidad de abrir de nuevo también, todos aquellos negocios cuyo espacio superase los 400 metros cuadrados. Lo cierto es que la mayor parte de los establecimientos que superan estas dimensiones han decidido permanecer cerrados. En muchos casos se trata de bazares chinos que por prudencia y por seguridad han preferido no subir la persiana todavía y esperar avancen las fases de la desescalada un poco más.

No son los únicos. Negocios locales como Adolfo Muebles, situado en la avenida de Santiago, también han optado por no abrir sus puertas. «Nosotros tenemos casi 3.000 metros cuadrados de espacio y limitarlos a tan solo 400 nos supondría un problema porque no nos permitiría mostrar ni una mínima parte de nuestro producto a los clientes. Sería abrir con el fin de atenderlos pero sin poder enseñarles las opciones que tenemos a su demanda», explica Víctor Torres, propietario. Algo parecido, aunque a menor escala, le ocurre a la tienda Barros Hogar. En su caso han decidido no levantar la persiana pero sí que gestionan encargos concretos realizados de forma telefónica y que resuelven con entregas en tienda mediante cita previa.

Jorge Bernández, en el interior de la tienda Sniker
Jorge Bernández, en el interior de la tienda Sniker

«La medida perfecta sería retrasar las rebajas de todo el sector hasta agosto»

«Al haber estado cerrados durante dos meses tenemos una gran cantidad de productos en el almacén que hay que vender», explica Jorge Bernárdez, propietario de la tienda Sniker, situada en la calle del Paseo. Precisamente para ello, este comercio ourensano ha sido uno de los primeros en implantar descuentos en parte de su mercancía. Así los clientes podrán disfrutar de hasta un 30 % de descuentos en una serie de artículos de ropa y zapatillas seleccionadas. «Es una promoción puntual con la que queremos animar un poco a la gente a que vuelva a comprar, arrancar la dinámica de la venta. Creemos que la medida perfecta sería retrasar las rebajas de todo el sector hasta agosto pero no es viable porque las grandes multinacionales van a querer deshacerse del material excedente lo antes posible», añade.

El negocio de moda urbana trabajó con cita previa durante la fase 0 y levantó la persiana de nuevo tras el coronavirus el lunes pasado. «No son las ventas de antes pero al menos sí que apreciamos que hay movimiento por la calle y que cada día hay varias personas que entran a comprar, algo que nos alegra muchísimo», admite Jorge. En su caso también cuentan con el apoyo económico que supone la venta por Internet, lo que les ha permitido mantener un mínimo de ingresos durante el confinamiento. «No sale mucha cosa pero tampoco nos podemos quejar», finaliza el empresario de Sniker.

Rebeca Mourelo y María Cebreiros, en la tienda Thrama
Rebeca Mourelo y María Cebreiros, en la tienda Thrama

«No tenemos la posibilidad de igualar rebajas de hasta el 50 o 70 %»

María Cebreiros y su socia, Rebeca Mourelo, decidieron, hace menos de un año, apostar por su sueño y montar su propia tienda multimarca en Ourense. Thrama está situada en la calle de Santo Domingo e intentando sobrevivir a la crisis del coronavirus abrió sus puertas de nuevo el primer día de la fase 1. Los clientes llegan a cuentagotas. «Hubo días buenos, incluso mejores de lo que esperábamos, pero también los hubo regulares y malos», dice María. Tras una semana en la que las ventas fueron mínimas, desde este lunes intentan incrementarlas aplicando descuentos a sus productos. «Hemos estado dos meses con la mercancía parada y ahora es el momento de moverla», explica Rebeca. «Dentro de nada recibiremos la temporada de invierno y ¿qué hacemos con toda esta ropa que tenemos si no se vende?», amplía María.

Estas dos emprendedoras de Ourense han comenzado las rebajas con descuentos del 15 % en toda la colección de la firma Alba Conde y del 10 % en el resto de diseñadores. «Creemos que no se podía tomar otra decisión que no fuese autorizar las promociones ya que hay marcas que tienen grandes ofertas durante todo el año y eso nos afecta directamente al pequeño comercio», dice María. «Lidiamos a diario con una competencia enorme porque no tenemos la posibilidad de igualar rebajas de hasta el 50 o el 70 %», termina Rebeca.

 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Poco ambiente y brotes verdes