«El 30 % de todas las cirugías que se hacen en el hospital son de cataratas»

Ramón Lorente, reconocido por la sociedad médica, asegura que el mejor premio es la satisfacción del paciente


ourense

La Sociedad Gallega de Oftalmología acaba de entregar su medalla de honor a Ramón Lorente Moore, jefe de este servicio del CHUO, en reconocimiento a su labor a lo largo de su carrera profesional. En el 2021 cumplirá 40 años en el hospital ourensano. Aterrizó desde Valladolid por seis meses -recuerda la fecha: 23 de abril del 1981- pero se quedó: sus cinco hijos son de Ourense. En 1985 fue nombrado coordinador del servicio y desde 1989 es el jefe.

-Enhorabuena.

-Es un premio a nivel personal, pero yo no creo en los premios individuales. La trayectoria en Oftalmología es de todo el servicio. Hay cosas que hacen unos para que otros hagan otras. Es una labor de equipo sin discusión.

-Ha vivido años revolucionarios en innovación en la sanidad.

-La suerte que tuvimos en el servicio fue que en el año 89 apostamos por una técnica revolucionaria que no había en ningún hospital para la cirugía de cataratas, la facoemulsificación. Treinta después es la generalizada en todo el mundo. En este servicio empezamos antes que todos los demás y tuvimos mucha suerte.

-Algo más que suerte.

- En lugar de bien, podría haber salido mal, pero no. Desde entonces este hospital es un referente a nivel nacional de cirugía de cataratas. De hecho, hay becarios de la sociedad española que desde hace siete años vienen aquí para formarse. Lo que sí me creo es que el mejor premio es conseguir la satisfacción del paciente. Es mejor que cualquier otra cosa. Y, cuanto mejor hagas tu trabajo, más gratificaciones tendrás a diario.

-¿Cuántas cirugías de cataratas se hacen al año en Ourense?

-Este servicio es el más hace de Galicia. Sobre 4.000 anuales. Supone, aunque no nos hacen mucho caso, el 29,8 % de todas las cirugías que se hacen en el CHUO. Y, en consultas, vemos al 30 % del total. Es algo que se debería tener en cuenta.

-¿Qué otras patologías son las más tratadas en Oftalmología?

-El 60 % de nuestro trabajo tiene que ver con las cataratas. Pero se ha ampliado mucho en retinas y también en trasplantes de córnea, lo que es buena señal. Antes había mucha lista de espera, ahora tenemos muy poca.

-¿Cuál es la razón?

-El banco de ojos que hay en A Coruña funciona muy bien y nos sirve a todos los hospitales de Galicia. Esto nos ha disparado el volumen de operaciones. Aquí hay pocas donaciones. En Ourense se hace una media de 40 trasplantes de córnea al año. Para un servicio como el nuestro es muy bueno.

-¿Cuidamos de nuestros ojos? ¿Los consideramos importantes?

- Los pacientes, de palabra, dicen que sí, luego no le hacen caso, creo. Antes, a los 45 años, cuando se empezaba a ver mal, era casi obligatorio ir al oculista. Ahora ya no, la gente va a una óptica. No hacen la revisión obligatoria.

-¿Hay intrusismo?

-Es una barbaridad y no lo puedo llegar a entender. Al final, para hacer una gafa se va a ir a una óptica, no lo entiendo. Muchas veces lo que hacen es meter la pata, sin querer claro. Además, la salud de las ópticas es muy buena, no tienen problemas económicos.

-¿Qué objetivos o necesidades tiene el servicio?

-Necesita más dotación y personal. Problemas económicos hay en todos los lados y no queda más remedio que adaptarnos a lo que hay.

-¿Hay alguna patología del ojo que sea particular de Ourense?

- La pseudo exfoliación -acumulación progresiva de un material blanco grisáceo en los distintos tejidos oculares- es característica de Galicia y, principalmente, de Ourense. De hecho, tenemos en este servicio la mayor casuística mundial de esta patología.

-¿A qué es debido?

-Se da en Galicia y Suecia, por la presencia de los vikingos hace cientos de años. Es un tema genético. Operamos el 30 % de cirugías de cataratas por esa causa y en Madrid, el 1 %, que deben ser los gallegos que viven allí. En Ourense tenemos muchos casos, quizás porque estamos muy atentos a ella, la conocemos y estudiamos.

«Un fondo de ojo es el espejo del cuerpo. Allí se detectan muchas enfermedades»

José Ramón Lorente Moore conoce mejor que nadie cómo ha evolucionado la salud de los ojos de los ourensanos en las últimas décadas.

-Ahora, en cuanto un paciente ve mal ya se quiere operar, porque eso implica en muchos casos dejar de usar gafas para lejos. Lo que se ha notado es que ahora se opera a mucha gente de 65 años. Antes esperaban más tiempo. Hay una longevidad importante. Hay una avalancha de degeneraciones maculares (daños en la mácula de la retina). Era una enfermedad que antes no había porque la gente vivía menos. Ahora, a partir de los 75 años, es muy común y eso implica una serie de tratamientos costosos y de por vida. Da mucho trabajo.

-En el ojo se pueden detectar muchas otras enfermedades.

-En muchos casos el primer sitio en el que se diagnostica la diabetes es en el fondo de ojo. Y la mala circulación, igual. Un fondo de ojo es el espejo del cuerpo. Desde el ojo se diagnostican muchísimas enfermedades.

-¿Por eso son tan importantes las revisiones?

-Sí, absolutamente. A los 45 años empieza también el glaucoma, que es muy traicionero ya que no da síntomas, por eso es la mayor causa de ceguera. No vale con que te tomen la tensión en la óptica.

-¿Qué destacaría del equipo de oftalmología?

-Estamos 14 profesionales y 3 residentes. He tenido siempre mucha suerte. Hasta el 1989 el paso fue anodino, pero la compra del aparato innovador para tratar cataratas coincidió con la llegada de los nuevos residentes. Son absolutamente fundamentales, porque es como un motor que te hace trabajar más. Los primeros fueron estupendos. Los servicios viven por los residentes, si no se adocenan. La pena es que ahora nos rebajaran el número.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«El 30 % de todas las cirugías que se hacen en el hospital son de cataratas»