El Concello de Ourense aprueba unos presupuestos por primera vez en seis años

La oposición se aferra al informe del interventor y advierte al gobierno local que podría estar prevaricando por seguir adelante pese a los reparos del funcionario


Ourense

Han tenido que pasar seis años para que el salón de plenos del Concello de Ourense viviese de nuevo la aprobación de unos presupuestos. Este lunes el gobierno en coalición de Democracia Ourensana y Partido Popular lo ha logrado. Toda la oposición (PSOE, Ciudadanos y BNG) votó en contra y sus portavoces hicieron hincapié en el informe del interventor municipal, que ve motivos de «anulabilidad» por el incumplimiento de diversas normas. Creen, por ello, que al seguir adelante de todos modos el ejecutivo local podría estar prevaricando.

Los presupuestos aprobados inicialmente este lunes ascienden a 103,1 millones de euros, aunque el límite de gasto impuesto por la ley de estabilidad presupuestaria es de 98,4 millones. Se trata, según aseguró la concejala de Hacienda, la popular Ana María Fernández Morenza, de «las cuentas más sociales de la historia». Destacó que la partida dedicada al área social sube un 27 % y citó también incrementos en infraestructuras y medio ambiente, comercio, educación y cultura o deportes. El alcalde, Gonzalo Pérez Jácome, tomó la palabra en varias ocasiones durante el pleno y la primera fue para destacar que este debate era «histórico» porque, con la aprobación de los presupuestos, el Concello de Ourense rompería un «récord negativo», que no es otro que el de ser la capital de provincia española con las cuentas más desactualizadas.

  

Críticas generalizadas

El portavoz del principal grupo de la oposición, Rafael Rodríguez Villarino, del PSOE, aludió al informe desfavorable del interventor y dijo que el voto positivo de los concejales de PP y DO podría hacerles incurrir en un delito de prevaricación: «Despois non digan que non están avisados». El socialista se mostró convencido de que la aprobación de las cuentas acabará en el juzgado ante el incumplimiento de varias normas. Destacó, en este sentido, la falta de negociación colectiva con los representantes de los trabajadores y la no aprobación de una modificación previa en la (RPT) Relación de Puestos de Trabajo.

José Araújo, de Ciudadanos, también aludió al informe del interventor y recordó que en el año 2018, cuando él aún formaba parte del PP y Jácome estaba en la oposición, el hoy alcalde rechazó los presupuestos presentados por los populares precisamente por los reparos del funcionario. Si hasta hoy Ourense no tuvo unas cuentas actualizadas es por culpa del líder de Democracia Ourensana, concluyó el del partido naranja, que añadió: «Agora pide se aprobe algo que clasifica como ilegal».

Luis Seara, del BNG, hizo una reflexión similar y recordó que DO no presentó enmiendas en el año 2018. El nacionalista, de hecho, tomó prestado el argumento que Jácome utilizó entonces: «Non ten sentido emendar algo que non é legal». Además, advirtió de que si el gobierno «tira para adiante», sus concejales podrían estar cometiendo un delito de prevaricación porque están «suxeitos a responsabilidade civil e penal». «Avisados quedan», sentenció.

Sobre este asunto, Jácome respondió que José Araújo votó a favor de los presupuestos del año 2018 y que, cuando gobernaban, PSOE y BNG también aprobaban sus cuentas pese a que entonces existían igualmente informes desfavorables del interventor. Además, el alcalde animó a la oposición a acudir al juzgado si cree que hay algo ilegal y remarcó que el dictamen del funcionario no es vinculante.

Votación

Tras escuchar las intervenciones de unos y otros -en algunos casos polémicas y con varias llamadas de Jácome al orden a los portavoces de PSOE y BNG- llegó el momento de votar. Primero se sometió a votación la propuesta de Ciudadanos de retirar los presupuestos del orden del día, que fue apoyada por socialistas y nacionalistas. Se impuso la mayoría absoluta de la coalición Democracia Ourensana-Partido Popular, que inmediatamente después fue decisiva para la aprobación inicial de las cuentas.

Exposición al público, alegaciones y ¿juzgado?

Lo que votó la corporación municipal este lunes es la aprobación inicial de los presupuestos. Ahora, tras la publicación del acuerdo en el «Boletín Oficial de la Provincia», habrá un plazo de exposición al público de quince días hábiles durante el que cualquier interesado podrá presentar alegaciones. Si no se presentan transcurridas esas dos semanas, los presupuestos quedarán aprobados ya definitivamente. Si sí las hay, habrá que resolverlas y estimarlas o no en una nueva sesión plenaria. A partir de ese momento, la única vía que quedaría para reclamar sería la judicial. Si algún partido político, sindicato u otro interesado quisiese hacerlo, tendría que presentar un recurso contencioso-administrativo, pero los presupuestos ya estarían en vigor.

El gobierno local admite que habrá que esperar a las modificaciones de crédito para las grandes inversiones

Más allá de la legalidad o no del documento, la oposición destacó que, de los 103,1 millones del presupuesto municipal para el año 2020, solo 4,7 se reservan para inversiones reales. El gobierno municipal -en boca de su portavoz, Miguel Caride- admitió que la mayor parte del dinero se va en gastos corrientes y de personal, que hay que atender sí o sí para garantizar el funcionamiento del Ayuntamiento. Explicó, no obstante, que el ejecutivo movilizará el remanente de tesorería para ejecutar obras a lo largo del ejercicio. El gobierno municipal cumplirá, de este modo, con algunos de los compromisos anunciados en los últimos meses, como la sustitución de los contenedores soterrados, la reforma del Xardín do Posío o las actuaciones en materia de movilidad (peatonalizaciones, escaleras mecánicas, etcétera). «Todo lo que va a hacer este Concello no está reflejado en estos presupuestos», dijo el alcalde, Gonzalo Pérez Jácome, incidiendo en esa misma idea.

  

Fitur y los asesores

Pese a que la posición del gobierno la defendió la concejala de Hacienda, el regidor acaparó el protagonismo de la sesión. El de Democracia Ourensana tomó la palabra en varias ocasiones y no solo para hablar de los presupuestos. La oposición criticó su discurso en Fitur, entre otras cosas por decir «Orense» en lugar de Ourense. José Araújo, de Ciudadanos, bromeó con la alusión de Jácome a la calidad del café en la ciudad y Jácome respondió que habló de más cosas y que los hosteleros «están encantados». Además, el alcalde dijo que dos trabajadores eventuales de DO participaron en la elaboración de los presupuestos, algo que criticó el PSOE. «Los asesores no están solo para asesorar», sentenció el regidor.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Concello de Ourense aprueba unos presupuestos por primera vez en seis años