El Concello de Ourense tiene menos funcionarios pero más asesores

Desde el 2014 se redujo la plantilla municipal, pero el personal eventual se duplicó

Fachada de la Casa do Concello en la Praza Maior
Fachada de la Casa do Concello en la Praza Maior

ourense / la voz

Una de las pocas cosas para las que sirve el hecho no haber tenido presupuestos municipales desde el año 2014 es que la comparación entre aquellos y los actuales facilita un análisis con mayor perspectiva de la evolución de las prioridades de gasto en el Concello de Ourense. Ahora, como entonces, uno de los principales gastos es el de personal. En este tiempo, la plantilla de funcionarios y de laborales fijos se ha reducido, pero se ha disparado el número de asesores.

Según las previsiones para este 2020, el capítulo de personal se incrementa sobre los presupuestos prorrogados del año 2014 en un 10,61 % y pasa de 34,7 a 38,4 millones de euros, teniendo un peso en el total de las cuentas municipales del 37,24%. Estos datos se deben, por un lado, a los incrementos salariales aplicados a la plantilla existente a lo largo de estos años y, por otro, a la contratación masiva de asesores en el actual mandato, así como a la obligación de dotar económicamente todos los puestos aunque no estén realmente cubiertos. En el 2014 había 722 funcionarios, uno más que ahora, y trece laborales fijos, dos más que en la actualidad. Sin embargo, hace seis años había quince eventuales -se redujeron a catorce en el pasado mandato- y el actual gobierno municipal en coalición de Democracia Ourensana y Partido Popular decidió llegar hasta 27 (el máximo legal).

Pese a todo, la estructura básica de los presupuestos no varía demasiado. El incremento en el capítulo de gastos corrientes entre los del 2014 y los propuestos para el 2020 es del 6,20 %. Hay algunos cambios que detalla la memoria firmada por Gonzalo Pérez Jácome, entre los que destaca el programa de ayuda a domicilio, que sube de algo más de 800.000 euros a 3,7 millones. Resalta, además, el incremento previsto para el contrato de mantenimiento de las zonas verdes de la ciudad, que pasa de 856.650 euros a 1,6 millones. También se presupuestan partidas más amplias para fiestas tradicionales (de 325.385,09 a 480.000 euros) o para la iluminación navideña (de 56.493,01 euros en el año 2014 a 168.200 en el proyecto presupuestario para el 2020).

En la memoria de alcaldía se reflejan, por otra parte, las principales variaciones a la baja. El nuevo gobierno municipal ha decidido reducir el gasto en publicidad y propaganda, en indemnizaciones judiciales y en telefonía fija, móvil e Internet. Destaca, por el volumen del recorte, el gasto previsto en el programa de ayuda a domicilio -en su modalidad de atención básica- que baja de dos millones a uno.

Pendientes de las enmiendas

Todas estas rebajas e incrementos están pendientes de la tramitación del proyecto presupuestario que la Junta de Gobierno Local aprobó inicialmente el pasado viernes. Desde entonces, los grupos de la oposición disponen de diez días para presentar enmiendas y, cuando estas sean fiscalizadas, se celebrará un debate plenario, que será en este enero.

El interventor cuestiona el incremento sin «esixencias xustificativas» de las dotaciones económicas a los grupos

Además de disparar el gasto en asesores políticos, la nueva corporación municipal aprobó un incremento de 250 euros al mes en la cuantía que cada partido recibe mensualmente por concejal y grupo. El interventor lo cuestiona al entender que no está bien regulado el uso que las formaciones políticas pueden hacer de ese dinero.

El informe elaborado por el funcionario en relación a los presupuestos que propone el gobierno municipal explica que las normas que deben regir este tipo de gastos no constan en la propuesta del alcalde. Por otra parte, añade, «a regulación que establecen as bases de execución do Concello de Ourense resulta exigua no tocante ás esixencias xustificativas do emprego dos fondos transferidos, máxime se temos en conta o volume dos fondos transferidos». En este sentido, cabe destacar que, según el proyecto de presupuestos presentado por el gobierno municipal, en el año 2020 se prevé un gasto de 268.800 euros en transferencias para los partidos políticos representados en la corporación ourensana.

Dice el interventor que mientras no exista un régimen más preciso para regular esas dotaciones económicas, su control debería efectuarlo el pleno así como la página web del Ayuntamiento en su apartado de transparencia. Actualmente los usuarios de Internet pueden consultar un pequeño esquema en el que se refleja qué dedicaron los grupos políticos su dinero durante el último mandato. El último ejercicio disponible es el del 2018 porque el 2019 acaba de cerrarse y las formaciones políticas tienen hasta el 31 de marzo para presentar la documentación. Cabe señalar, no obstante, que en la web falta la información correspondiente a Democracia Ourensana. La última justificación que aparece en la web en relación a los gastos del partido del actual alcalde, Gonzalo Pérez Jácome, es la que hace referencia al 2015 (gastaba todo en «publicidad y comunicación»). No aparece nada en relación a los años 2016, 2017 ni 2018.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Concello de Ourense tiene menos funcionarios pero más asesores