Veinte años de cárcel para el miembro del clan de los Madriles que secuestró a una joven en Ourense y la violó

El hombre retuvo a la mujer durante 19 días y la sometió a vejaciones como cortarle el pelo o ingerir sus propios vómitos


Ourense

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Ourense ha condenado a veinte años de prisión a un hombre, Javier Gabarri, por secuestrar durante 19 días a una mujer, agredirla sexualmente, golpearla y someterla, con violencia e intimidación, a un trato degradante con continuas humillaciones y vejaciones.

El sospechoso ha sido condenado como autor de delitos de detención ilegal, agresión sexual continuada y contra la integridad moral. Los magistrados también les impusieron dos años y medio de cárcel al padre y a la madre del acusado, así como a sus tres hermanos, como cómplices de un delito de detención ilegal porque ayudaron a retener a la víctima en la vivienda familiar. La familia es conocida policialmente como clan de los Madriles. 

Además de los golpes que le propinó a la víctima, el tribunal relata en la sentencia que el procesado la sometió a todo tipo de vejaciones, como «a beber alcohol, a consumir sustancias estupefacientes, a ingerir sus propios vómitos, a cortarse el pelo y a bañarse con una manguera de agua fría». El condenado, además, no le permitió comer durante algunos días porque le decía que estaba «gruesa».

Según la resolución del tribunal, el acusado tuvo la colaboración de su familia para su fechoría. «El agresor, con la complicidad de sus padres y hermanos, atentó contra la libertad, dignidad e indemnidad sexual de la víctima, a la que privó ilícitamente de su libertad durante 19 días», recogen los jueces. Los magistrados subrayan que la hizo «objeto, de manera violenta, de reiteradas agresiones sexuales y de plurales actos vejatorios». Con esa privación de libertad, según la Audiencia, pretendía «saciar su deseo sexual, obtener dinero de la cuenta bancaria de la joven a través de los cajeros a los que la conducían y forzarla a acompañarlos a pedir limosnas y a robar en casas».

El testimonio de la víctima, según el tribunal, es «claro, reiterado, concluyente y digno de crédito» y, además, está «corroborado por las pruebas documentales, periciales y testificales practicadas». El condenado también fue sentenciado a la prohibición de comunicarse y aproximarse a la afectada durante 23 años y a abonarle una indemnización de 8.855 euros por los perjuicios personales y las secuelas y de 12.000 euros por el daño moral que le causó.

«Me hice su amiga para poder seguir viva», relata la víctima de un rapto

marta vázquez

El principal acusado niega los cargos: «Ella quería casarse conmigo», alegó ante el tribunal de la Audiencia

Un rapto durante el cual la víctima sufrió todo tipo de vejaciones, o una estancia voluntaria a la que la denunciante podría haber puesto fin en cualquier momento. Son las tesis opuestas sobre los hechos que tuvieron lugar entre el 7 y el 26 de enero en una infravivienda de la capital ourensana y que desde este miércoles se juzgan en la Audiencia Provincial de Ourense. En el banquillo de los acusados, seis integrantes de una misma familia, conocida policialmente como el Clan Madriles y acusados de haber retenido contra su voluntad a una joven con la que uno de ellos, Javier G. J., había pasado una noche. Tras aquello, el 6 de enero volvieron a coincidir, pero ella cree que él le echó droga en la bebida para forzarla sexualmente y, después, llevarla a su casa, en la rúa Dalia. «Me desperté en la cocina, llena de golpes y rodeada de toda la familia», explicó. Contó que Javier le quitó el móvil y que, en los días posteriores, sufrió todo tipo de abusos. Le daban alcohol y drogas y la obligaban a salir a robar, además de forzarla sexualmente, siempre Javier, golpearla y privarla de comida. «Si lloraba era peor; me hice su amiga para poder salir viva», relató. El acusado dijo ser inocente. «Ella quería casarse conmigo», aseguró, negando haberla retenido y llamándola «problemática». Sus padres y hermanos corroboraron esta versión, si bien la progenitora, Ana J. G., admitió que ella le tenía que dar la comida a escondidas a la víctima, a la que ponía «miel y vinagre» para disimular sus hematomas.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Veinte años de cárcel para el miembro del clan de los Madriles que secuestró a una joven en Ourense y la violó