Películas y espectáculos con leones en el barracón de los Barbagelata

Un antiguo domador nacido en Italia abrió en 1916 en el Campo de San Antonio el primer cinematógrafo

Anuncio del Cine Moderno, que abrió en Monforte en 1916, en un períódico de la época
Anuncio del Cine Moderno, que abrió en Monforte en 1916, en un períódico de la época

monforte

En el año 1885 nace oficialmente el cinematógrafo. Eduardo Barbagelata Mucci lo introduce en Galicia a finales del siglo XIX, no a comienzos del siglo XX como hemos podido leer en repetidas ocasiones. Esta familia abre en 1916 en el Campo de San Antonio el primer cine estable en Monforte. La documentación de la época lo describe como un barracón de madera con bancos para la entrada «general», que estaba en la parte inmediata a la pantalla. También disponía de sillas formando filas para la «preferencia». El piso era la misma tierra, un poco pisada y allanada.

Además de cine, el Barbagelata ofrecía un espectáculo circense de leones amaestrados. Su dueño, antes que empresario, había sido domador. Eran unos leones grandes, pero viejos y reumáticos, con los que se realizaba un entretenido número. Sus rugidos amenizaban además las sesiones del cinematógrafo. Eran los tiempos del cine mudo y las películas tenían que ser explicadas por un empleado de la empresa. Cuentan las crónicas que a veces se equivocaba y cuando anunciaba «el paso del tren expreso de Madrid» podía salir en la pantalla la torre Eiffel. Entonces la gente se divertía más que con la película.

Las noticias más antiguas de los Barbagelata en Galicia se remontan a 1884. Vivían en Ourense, en la calle Iglesias, 84. En abril de ese año, se publicita que en el paseo de la Alameda, frente al Teatro Nuevo, estaba abierta al público la galería donde exhibían una colección de fieras y reptiles vivos, además de una variada colección de figuras mecánicas de cera movidas por electricidad. Entre ellas, la pasión y muerte de Jesucristo -cuadro que componían 49 figuras todas de movimiento- y varios episodios bélicos. El señor Barbagelata fabrica en presencia de los espectadores objetos de cristal sin herramientas ni moldes.

Las fieras lo pasaban mal

El espectáculo estaba abierto al público todos los días desde las cinco de la tarde a las once de la noche y el precio de la entrada general era de un real. Así lo vemos anunciado a comienzos del siglo XX en Vilagarcía, Ourense, Pontevedra, Vigo, Monforte, Tui o Santiago. En ocasiones, sale a relucir que el estado de los leones, no era el más idóneo. En 1901, los calores del mes de julio en Santiago eran tales que uno de ellos casi se asfixia.

En Monforte abren el primer cinematógrafo estable en 1916. Dos años después, se publica la primera noticia de su establecimiento en Monforte en prensa. En enero de 1922, el señor Barbagelata consigue la gestión de la sala de espectáculos de la Sociedad Liceo Artístico. Allí proyectaba sus películas al tiempo que mantenía activo el barracón del Campo de San Antonio.

En 1924 deciden dedicarse exclusivamente a la proyección de películas y anuncian la construcción de un nuevo escenario para teatro y varietés. La galería de animales y reptiles vivos se da por clausurada. Mientras los Barbagelata administran la sala de espectáculos del Liceo Artístico, esta sociedad anuncia la compra de cuatrocientas butacas. El 19 de febrero de 1924, en el Salón Teatro Liceo Artístico se proyectaba Balder y en el cine Moderno Barbagelata Las dos niñas de París.

En 1927 se anuncian las nuevas instalaciones que abrirán los Barbagelata, junto al desaparecido puente de hierro, para las que aprovecharán material del barracón del Campo de San Antonio. La inauguración estaba prevista para noviembre, pero un apagón eléctrico general la pospuso. A finales de 1927, terminaba el acuerdo con el Liceo Artístico. Por medio de subasta, se adjudicó el arrendamiento del salón de espectáculos a Emilio Fernández y José Ibáñez.

En septiembre de 1927, se cierra el barracón del Campo de San Antonio. Eduardo Barbagelata fallece en agosto de 1930. Muy apreciados en Monforte, sus hijos Eduardo y Jorge Barbagelata siguen al frente del negocio como Hermanos Barbagelata.

La huella en el padrón

En el padrón municipal del año 1924 aparece inscrito Eduardo Barbagelata Mucci, nacido en el año 1857 en Italia y viudo desde 1918. Vivía en el Campo de San Antonio, junto a sus hijos Eduardo Barbagelata Curatti, nacido en Zaragoza en el año 1882, Jorge (1896), Pilar (1894), Julia (1895) y Clundina (1904). Todos salvo Eduardo habían venido al mundo en Portugal. Sabemos, al menos de otro hijo fallecido de niño en Ourense , de nombre Luis Barbagelata Curatti.

En Ourense, en 1893, fallece un hermano de Eduardo Barbagelata, Teodoro Barbagelata Mucci, a los 48 años. Había nacido en Italia en 1845 y se encargaba junto con Eduardo de la galería de animales y reptiles vivos.

De los mítines galleguistas a los actos del Frente de Juventudes

Durante la Segunda República, partidos políticos y sindicatos arrendaban para actos y mítines las instalaciones del nuevo cine Moderno Barbagelata, situado en la actual avenida de Galicia. En noviembre del año 1933, con unas instalaciones abarrotadas, se celebra un mitin del Partido Galeguista en el que tomaron la palabra Gómez Allé, Fernández

del Riego, Álvarez Gallego y Basanta del Río.

En diciembre de 1932 inauguraron una nueva máquina de proyección con la película Mamá, de Catalina Barcena. En abril de 1934, las empresas del Teatro Principal y el Cine Barbagelata, unifican ambos salones, fusión que no alteró su funcionamiento anterior. Buscaban reducir gastos y acabar con la competencia que les llevaba a pagar cifras muy elevadas para tener prioridad en las mejores películas.

En la década de los cuarenta, el Frente de Juventudes agradece públicamente a la familia Barbagelata la cesión de las instalaciones del cine. María Barbagelata López colabora activamente en esa época en el comedor de auxilio social.

Aguinaldo de los pobres

En diciembre de 1947, los hermanos Barbagelata recaudan para el aguinaldo de los pobres, a través de una sesión benéfica, 3.158 pesetas. El Cine Lemos había aportado con ese fin 2.273 pesetas; Manuel Fernández Salgueiro y el personal de su fábrica, 185; el Banco Pastor, cien pesetas; los Padres Escolapios, otras cien pesetas. Los libros de contribución urbana de 1929 a 1936 recogen los siguientes aforos siguientes: «Teatro Principal, con palco, 220 butacas, 200 generales, 200 gradas. Cine Moderno Barbagelata, 280 butacas, 150 general. Cine Apolo, 160 butacas, 60 general. Liceo Artístico, 300 butacas».

En el año 1949, el cine de los Barbagelata cierra definitivamente sus puertas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Películas y espectáculos con leones en el barracón de los Barbagelata