Susana Reboreda: «Muchos creen que con la Wikipedia se interpreta el patrimonio, y no»

La decana de Geografía e Historia destaca que as Olimpiadas y la difusión en centros de Secundaria han ayudado a revivir el grado


ourense / la voz

Susana Reboreda, decana de la facultad de Geografía e Historia en el campus, es una mujer feliz. Por tercer curso consecutivo, el grado ha completado el cupo de 40 plazas y, para el año 2019/2020, la demanda ha rebasado la oferta en diez. Años atrás, el panorama era muy distinto. «Las tasas de abandono en Ourense son generalmente bajas, y queremos que quien empieza, acabe», expone Reboreda. La Xunta llegó a exigirles un plan de viabilidad, que ahora están cumpliendo porque el giro de timón para captar alumnado ha enfocado los esfuerzos a dejar una semilla en los centros académicos que imparten Secundaria.

-¿Cómo consiguieron estabilizar el número de alumnos?

-Una empresa que crearon antiguos alumnos de la facultad nos está ayudando en las campañas de difusión. Así que, en cierta manera, este nicho laboral también destierra el cliché de que estudiar Historia solo conduce a la investigación o la docencia a través de unas oposiciones.

-¿Se sigue viendo al historiador como una especie de Indiana Jones con sombrero y chaleco?

-Hay actividades que van más allá de la arqueología, porque es una carrera multidisciplinar. De aquí salen profesionales habilitados para ser guías turísticos o especialistas en patrimonio, por ejemplo. Sin embargo, el interés por el pasado sigue siendo lo que vertebra la llamada a la acción para recibir a los próximos graduados.

-Esa llamada a la acción también se potenció a través de las redes sociales.

-A través de una agencia de comunicación coruñesa se crearon varios perfiles en Twitter con el lema «Fai historia con nós». Comenzaron usando como reclamo a Napoleón, Cleopatra y también a Velázquez. La idea era -y sigue siendo- que iconos o figuras representativas vinculadas a las carreras piquen la curiosidad de las nuevas generaciones.

-Las Olimpiadas de Historia alcanzarán en el 2020 su tercera edición.

-Así es. Y traeremos de nuevo a Ourense a más de un centenar de alumnos de Educación Secundaria de toda Galicia para poner a prueba sus conocimientos y, a mayores, incentivar su interés en los proyectos de futuro en la facultad.

-¿Qué pasaba anteriormente con el grado para que fallase el sistema de atracción de alumnos?

-Había gente que se matriculaba sin que Geografía e Historia fuesen sus verdaderas vocaciones. Lo veían como temas atractivos, pero luego quizá no continuaban.

-¿Cuáles son los nuevos horizontes laborales para los graduados?

-Se ha abierto una nueva vía a explorar a la que le tengo mucha fe: el asesoramiento en fiestas históricas. Se está extendiendo como una forma más amable de entender las Humanidades. Y pasa como con las novelas históricas, porque tiene que haber alguien que aconseje sobre enfoques o datos del contexto que se trabaje.

-¿Hay cierta estigmatización sobre las tareas de historiadores y geógrafos?

-Quizá. Muchos se creen que leyendo la Wikipedia se puede interpretar el patrimonio, y no es así. Pero para cambiar esta forma de verlo por parte de la gente hace falta tener iniciativa desde el propio gremio. Los historiadores siguen siendo muy necesarios, incluso en situaciones que podrían parecernos ajenas, como son los conflictos de lindes de propiedad.

«Hay actividades que van más allá de la arqueología, y es una carrera multidisciplinar»

«Los historiadores son necesarios e incluso en cosas como los conflictos de propiedades»

La matriculación semipresencial es otra de las vías que ha ayudado a estabilizar el grado

«Es un perfil de alumnado diferente al habitual, pero ayuda a incrementar la matrícula y el proceso les quita menos tiempo profesionalmente», dice Susana Reboreda. Se refiere a la modalidad semipresencial, que ha ayudado en los últimos cursos a mantener estables las cifras de estudiantes en el grado de Geografía e Historia. Se trata de alumnos con otra primera carrera y que visualizan esta como una parte complementaria, o incluso que se dedican profesionalmente a otra ocupación pero siempre estuvieron interesados en las materias de las dos carreras. «Es obligatorio asistir a las pruebas y tienen una serie de tutorías que son virtuales», explica Reboreda. Ella incide en que «no es la vía que concentra más matriculaciones», porque la mayoría siguen siendo de la modalidad presencial a tiempo completo, pero valora que esta segunda opción ha servido para llevar estos estudios a personas que tal vez no tendrían la misma facilidad para asistir a todos los módulos y dependen de sus jornadas laborales en primera instancia.

«La idea es mantenernos en esta línea de estabilidad, con cautela. Y seguir adelante con los trabajos de visibilización para que estemos presentes en los centros de Educación Secundaria de cara al futuro. Aquí, como en los últimos años, mantendremos nuestras campañas de promoción», detalla la decana. Las Olimpiadas serán nuevamente el motor para ponerse en el punto de mira de los estudiantes gallegos y competir por atraer sus perspectivas académicas y laborales hacia el campus de Ourense. «Todavía faltan cosas por cerrar, pero volveremos a realizarlas a finales del mes de mayo del año 2020. En la anterior, trajimos a 30 centros de toda Galicia para comprobar qué áreas temáticas les gustaban», precisa la historiadora.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Susana Reboreda: «Muchos creen que con la Wikipedia se interpreta el patrimonio, y no»