La Xunta corrige en Pontevedra los fallos de la sede judicial de Ourense

El edificio de la ciudad del Lérez, en contraposición con el de la capital ourensana, incorpora ventanas y facilita la iluminación natural


ourense

Cuatro años después de su inauguración, la Xunta acaba de anunciar la próxima licitación de las obras para la apertura de ventanas en el edificio judicial de Ourense, en el que desde su apertura se han sucedido las quejas no solo por la falta de ventilación natural, sino también por la ausencia de iluminación en las zonas de trabajo de los funcionarios. Y es que en el inmueble, abierto al público desde la primavera del 2015, los espacios para el trabajo de los funcionarios se colocaron en la zona interior, mientras que las exteriores, colindantes con la gran fachada acristalada, se reservaron para los pasillos de los juzgados y salas de vista.

Esta distribución ha provocado quejas casi desde el primer día por parte de los trabajadores y parece haber llevado a un replanteamiento por parte de la administración en cuanto a la distribución de sus nuevos edificios judiciales. Una prueba reciente es el de Pontevedra, inaugurado hace apenas dos semanas. Aunque la edificación guarda similitudes exteriores con la de la ciudad de As Burgas, incorporando incluso en algunas zonas la reja exterior de hierro que recubre la sede ourensana, el edificio pontevedrés incorpora ventanas abatibles y presenta un reparto de espacios que permite que las zonas interiores sean utilizadas para pasillos y lugares de espera para el público, para que las exteriores sean las áreas de trabajo. De esta forma los funcionarios disponen de luz y ventilación natural para desarrollar sus funciones diarias, al contrario de lo que pasa en Ourense.

El edificio pontevedrés también presenta otras mejoras, como la posibilidad para trabajadores y usuarios de utilizar cuatro ascensores para moverse por el edificio. En Ourense, con un edificio que tiene más alturas, son solo dos los elevadores que se encuentran operativos para el uso general fuera de la zona restringida.

En estos cuatro años han sido varias las obras que se han acometido ya en los juzgados de la ciudad derivados de esas carencias, como instalar termostatos individuales en los juzgados para que cada sede pudiese controlar una temperatura que, en un primer momento, era igual para todo el edificio.

Más de 300.000 euros para abrir ventanales en los despachos y en zonas de trabajo

Tras confirmar la Xunta esta misma semana que finalmente se acometerán las obras para la instalación de las ventanas en el edificio ourensano, van trascendiendo detalles sobre esos trabajos, que según fuentes judiciales tendrán un coste superior a los 300.000 euros. La previsión es que se instalen sistemas de apertura abatibles en algunos casos que, eso sí, beneficiarían solo en parte a los funcionarios, ya que las oficinas son todas interiores, anexas a un patio interior. Los más beneficiados con esta obra serán jueces y magistrados cuyos despachos se encuentran localizados en la parte exterior.

Si tal y como se calcula el proyecto de obra se saca a licitación este mes, todo apunta a que los trabajos podrían estar finalizados en el verano del 2020.

La ausencia de ventanas ha causado quebraderos de cabeza a las autoridades e incluso provocó quejas ante el Consejo General del Poder Judicial. A raíz de una de ellas un magistrado, que había presentado un informe médico, consiguió que se le abriera una en su despacho. También se puso operativa otra en el juzgado de guardia y otra mas en los despachos de los forenses. Ahora por fin la Xunta cede a permitir que los cerca de 300 trabajadores del edificio puedan respirar aire exterior.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Xunta corrige en Pontevedra los fallos de la sede judicial de Ourense