Septiembre se me hace largo


Ahora cualquier estado generalizado de la población acaba llegando en forma de wasap a tu móvil o como post o tuit a tu pantalla. El que ha asomado más veces esta semana, en mi caso, es uno que compartimos ávidos los que nos fuimos de vacaciones en agosto. A golpe de día 5, 6 o 7 de septiembre movemos la cabeza varias veces, asistiendo, cuando leemos «Septiembre se me está haciendo largo». Así, de forma ácida, nos fustigamos por el retorno a la rutina que, en realidad, no viene nada mal. Pero, ¿quién puede resistirse a recordar lo bien que está uno de vacaciones? Así que, mientras nos repetimos una y otra vez que nadie nos puede quitar lo veraneado, revisamos los turnos, buscamos fechas en rojo en el calendario y seguimos opinando, en su primera semana, que septiembre dura de más.

Pero no somos solo los currantes los que estamos pendientes de los días. En el Concello de Ourense están a punto de expirar esos supuestos cien días de cortesía que se le conceden a los nuevos gobierno, aunque es cierto que partidos como el PSOE no esperaron ni a los diez para empezar a afilar su labor de oposición. Y también que el pleno celebrado esta semana pudo tener muchas cosas pero no precisamente cortesía.

Además de como trabajadores miramos el calendario como ciudadanos. Porque esos cien días son el tiempo que como mínimo hay que esperar para que se empiecen a hacer cosas. Pero también porque el alcalde prometió, por ejemplo, tener listos los contenedores subterráneos en noventa días. ¿Quién nos iba a decir que íbamos a tener ganas de ir a tirar la basura?

A mí septiembre se me está haciendo largo. ¿Cómo se le estarán haciendo estos tres meses al gobierno de Ourense?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Septiembre se me hace largo