Viva el vino

«Aunque rechaza hablar abiertamente de cuestiones políticas y dar grandes titulares, Rajoy consigue atención y que se hable de él. Tiene su gracia»


Rajoy pasó por Ourense, más concretamente por Leiro y habló, poco, pero habló y dejó algunas de sus perlas, una de ellas recauchutada para el pregón de la Festa da Vendimia. De aquel «viva el vino» a este bien traido «viva el vino del Ribeiro», tan apropiado para ese escenario y auditorio. Y aunque rechaza hablar abiertamente de cuestiones políticas y dar grandes titulares, Rajoy consigue atención y que se hable de él. Tiene su gracia. Como cuando para poner un ejemplo de su amor por Galicia, se remonta a los años más felices de su vida, que vivió en O Carballiño y que fueron ¡los tres primeros años de su infancia! «Nadie se metía conmigo y yo tampoco me metía con nadie», contó. Dicen que en esos primeros años de vida se marca la personalidad, luego adaptada a las circunstancias. Y esa frase sobre sí mismo puede definir la del Rajoy político, lo hubiera dicho en serio o no en el contexto festivo de Leiro.

El humor siempre se agradece y no estamos sobrados de políticos con gracia. En Galicia no tenemos muchos. El alcalde de Ourense, que tuvo algún punto gracioso en la oposición, parece haberse envarado seriamente con el traje -informal en su caso- de regidor. El presidente de la Diputación tendrá que programar, a cuatro años de mandato vista, cuando le toca soltar algo parecido a un chiste. Y Feijoo, lo intenta, pero no le sale. Rajoy tiene una gracia natural, dentro de su porte de señor de derechas de toda la vida. Por no hablar de los personajes nacionales e internacionales. Sánchez es muy soso. Y los Trump, Putin, Bolsonaro o Salvini no tienen ni pizca de gracia.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Viva el vino