«En política no puedes mirar hacia el pasado ni puedes tener rencor»

Jorge Pumar, concejal de Medio Ambiente y Perímetro Rural, asegura que quiere una ciudad «más limpia y más verde»


ourense

Ya no se sienta a la derecha de Baltar en el salón de plenos de la Diputación (cosas del pacto con Democracia Ourensana) pero se nota que lo hizo durante mucho tiempo. A Jorge Pumar, teniente de alcalde de la capital, es difícil apartarlo del discurso del PP provincial para defender la alianza con el que fuera su enemigo.

-Los caminos de la política son inescrutables. ¿Quién le iba a decir que su jefe en el Concello sería Jácome y que Ojea ocuparía su asiento en la Diputación?

-La política es imprevisible. Pero lo importante es el proyecto de ciudad y provincia, con un objetivo común, Ourense. En política no puedes decir lo que va a pasar mañana pero los que estamos en puestos de responsabilidad debemos pensar en futuro.

-¿Ese proyecto fue suficiente para que no se sintiera violento cuando tuvo que votar al candidato de DO como alcalde?

-Iba concienciado de que era lo mejor. Esta ciudad no podía estar otros cuatro años más sin presupuestos, sin inversiones... En los próximos cuatros años, gracias a ese voto, la ciudad y la provincia contarán con 720 millones de euros en inversión. Aprobar presupuestos -que podemos aprobarlos con mayoría absoluta- va a redundar en los ourensanos.

-Pero usted formó parte del gobierno de estos últimos cuatro años. Y la justificación para no hacer cosas era el bloqueo de la oposición. Y ahora son socios de parte de esa oposición.

-En política no puedes mirar para hacia el pasado. Malo del político que mira para atrás y tiene rencor. No podría tomar decisiones. Yo miro al futuro y pienso que en este mandato hay dos fechas clave, que van a ser un antes y un después, la llegada de la alta velocidad y el Xacobeo. Veo una ciudad con muchas oportunidades, con dos gobiernos cohesionados y con mayoría absoluta. Hay que pensar en positivo.

-Pues Jácome no se corta en criticar la labor del PP. Él sí mira un poco atrás. ¿Cómo lo lleva?

-Hay que tener el máximo respeto a Democracia Ourensana. Los votos valen todos igual. Hay doce mil personas de la ciudad de Ourense, y no es algo puntual, que quieren un gobierno de Democracia Ourensana. No acaban de llegar, llevan aquí desde el año 2011. Han presentado 192 iniciativas en este tiempo. Es decir, conocen el Ayuntamiento por dentro aunque no tuvieron nunca el mando. A lo mejor ahora se están viendo con una realidad que no conocían. Una cosa es opinar desde fuera y otra verlo desde dentro. Pero lo que digo, como teniente de alcalde y como compañero de Democracia Ourensana, es que hay que respetarlos mucho. Llegamos a las puertas del Concello con distintas camisetas y nos pusimos todos la de la selección, la de Ourense.

-Aludía a que DO está viendo que las cosas no eran como pensaban. ¿Cree que están abrumados?

-La administración hay que conocerla. Y ahí podemos aportar muchísimo nosotros, que llevamos muchos años en la administración. Ellos vienen con iniciativa, con ganas, con ilusión y nosotros tenemos experiencia.

-Insisten en separarse de la imagen de un bipartito.

-Esto es un gobierno único donde la mayoría de las decisiones se van a tomar en junta de gobierno. Para otras decisiones estratégicas importantes se creó un comité de seguimiento del pacto: ahí se marcarán las directrices de una manera consensuada.

-Pactos, comisiones... pero la gente tiene otras preocupaciones. ¿Cuáles ve más urgentes?

-La gente está harta de las discusiones políticas. Lo que quiere son hechos. Yo pedí específicamente el área de Medio Ambiente porque creo que Ourense tienen que ser más limpio, más verde y más sostenible. Solicité llevar también Perímetro Rural para estar cerca de los vecinos. Los políticos tenemos que resolver las pequeñas cosas que son grandes para los ciudadanos. Pero hay dos temas clave: aprobación de presupuestos y de PXOM. Si en un año podemos tener las dos cosas será un antes y un después.

-La gente se preguntará qué puede hacer ahora que no pudo hacer durante cuatro años.

-A la gente no le puedes explicar lo que es la liquidación de presupuestos, que faltan informes... la gente lo que quiere es realidades. Y esa realidad la tiene el pleno, los catorce votos que tenemos. Por eso hay que decir que en esto la labor de Manuel Baltar, fue magnífica. Acaba de demostrar que además de ser un gran gestor es un gran político por este pacto.

«Villarino está fuera de juego y no sabe ni donde está el balón»

El pacto de Baltar con Jácome generó ampollas en algunos sectores del PP pero Pumar no cree que vayan a tener que pagar esa factura en el futuro. «La clave del pacto está en los hechos. Si dentro de cuatro años la ciudad está más limpia, más verde, con inversiones, con el parque acuático... a la gente le va a dar igual. La gente quiere pasear por la ciudad y sentir su ciudad».

-Y Jesús Vázquez. ¿Le estorba?

-No me estorba nada. Es un compañero más del grupo.

-Pero tiene que ser cuando menos incómodo tener en el grupo, sin responsabilidades de gobierno, al que fue el alcalde.

-Es una decisión un poco extraña pero es su vida personal y él es dueño de sus actos. Incomodidad no pero sí que no es normal, es atípico, que quien fue alcalde pase a ser coordinador del grupo. Lo hemos hablado y es libre de tomar sus decisiones.

-¿Y el resto del equipo?

-Somos siete concejales, seis con competencias. En la negociación el PP se llevó unas áreas muy importantes. Aunque Sonia Ogando es una gran profesional y lo va a hacer perfectamente es una pena que Cudeiro no pueda seguir llevando Urbanismo. Era la persona idónea para capitanear la aprobación definitiva del PXOM por lo bien que lo conocía.

-El principal partido de la oposición es el PSOE, con Villarino al frente.

-Me sorprende que diga que este es el «pacto da vergoña» cuando él en el 2007 gobernó Amoeiro sin ser la fuerza más votada. Tuvo la oportunidad histórica de ser el líder político provincial y se ha quedado en líder de la oposición. Tiene el partido dividido. No sé qué oposición podemos tener de una persona que ni se votó a sí mismo ni está censado en Ourense. Está fuera de juego y no sabe dónde está el balón. Si tuviera que pedir el VAR para ver la repetición de la jugada no lo haría porque le daría vergüenza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«En política no puedes mirar hacia el pasado ni puedes tener rencor»