Ourense exige a Barbadás un millón de euros por el servicio de aguas

El municipio dejó de pagar en 2016 por los servicios de saneamiento y depuración


ourense / la voz

El Concello de Ourense requerirá al municipio limítrofe de Barbadás el pago de más de un millón de euros por la deuda pendiente en materia de saneamiento y depuración de sus aguas. La cantidad que se reclamará asciende a 1.058.8956 euros y se corresponde con los servicios realizados en los últimos años y que no han sido abonados por el Concello que preside Xosé Carlos Valcárcel.

La propuesta de requerimiento se lleva a la reunión que la Xunta de Goberno Local de Ourense mantiene el jueves y en la misma se contempla requerir al referido concello «para que ingrese nas arcas municipais» la referida cantidad en un plazo de dos meses -contados a partir de la notificación- en «concepto de ser receptor do servizo de saneamento e depuración por parte do Concello de Ourense». La cantidad total se origina sumando los servicios que se han dejado de pagar durante las tres últimas anualidades -2016, 2017 y 2018-, la revisión referida al incremento de población -y de usuarios- en Barbadás y el incremento de costes que supuso para el servicio la nueva EDAR (Estación Depuradora de Aguas Residuales). El apartado más cuantioso es el referido a la deuda generada con la concesionaria durante los tres últimos ejercicios, que asciende a 527.236 euros.

Convenio finalizado en 2015

El 15 de mayo del 2006 los concellos de Ourense y Barbadás firmaban con Aquagest -actualmente Viaqua- el convenio de saneamiento y depuración de aguas. Manuel Cabezas Enríquez y José Manuel Freire Couto eran los alcaldes y por la concesionaria del servicio de aguas firmaba Sergio Soriano Ruiz. El acuerdo tenía una duración de nueve años y en el documento original figura que Barbadás debía abonar por el servicio 118.000 euros al año a Aquagest y 61.200 euros al Concello de Ourense -ambas cantidades sin el IVA incluido-. Las cifras se correspondían con dicha anualidad, la del 2006, y en el convenio figuraba expresamente que «estas cantidades, para los años siguientes, se actualizarán de la siguiente manera: anualmente con el IPC y cada tres años habrá una revisión de costes en el que se tendrá en cuenta la variación de población, posibles nuevos costes, etc». El abono de las cantidades se debía realizar dentro del primer trimestre del año natural siguiente a la prestación del servicio.

El convenio dejó de tener vigencia al cumplirse los nueve años, aunque el servicio se sigue prestando en la actualidad y nunca ha sido interrumpido. Ahora es cuando desde el Concello de Ourense se procederá a reclamar a Barbadás el pago de las cantidades correspondientes a los tres últimos ejercicios.

Informe del pasado año

Sobre la situación del servicio y el convenio encargó el grupo de gobierno del Concello de Ourense un informe en el pasado año. En el mismo el ingeniero municipal señala que Barbadás pagó sus anualidades hasta el 2015 -incluida- aplicando la actualización del IPC, aunque sin contemplar la revisión de costes que debía hacer cada tres años. También se señala que desde la expiración del convenio Barbadás ha seguido depurando sus aguas en la EDAR de Reza y que la concesionaria del servicio -Viaqua- informa que dicho municipio no tiene posibilidad de tratar las aguas en otro punto y debe continuar usando dichas instalaciones.

Desde el Concello limítrofe a la ciudad señalaron que desconocen la situación en qué se encuentra el servicio y la posible deuda pendiente.

El convenio fue suscrito por los concellos y Aquagest (Viaqua) en el año 2006

Desde la expiración del acuerdo, en 2015, no se han vuelto a hacer efectivos los pagos

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ourense exige a Barbadás un millón de euros por el servicio de aguas